La mortal ola delta tomó 240.000 vidas en India entre abril y junio de 2021, según informe de la ONU

·3  min de lectura
Archivo: Un hombre con PPE (Equipo de Protección Personal) observa cremaciones masivas durante la segunda ola de la pandemia de coronavirus el 30 de abril de 2021 en Bangalore, India (Getty Images)
Archivo: Un hombre con PPE (Equipo de Protección Personal) observa cremaciones masivas durante la segunda ola de la pandemia de coronavirus el 30 de abril de 2021 en Bangalore, India (Getty Images)

Un informe de la Organización de las Naciones Unidas publicado el jueves estipuló que India sufrió la pérdida de 240.000 vidas durante la segunda ola mortal y advirtió contra “episodios similares” en el próximo periodo.

“En India, una ola mortal de infección con la variante delta se cobró 240.000 vidas entre abril y junio e interrumpió la recuperación económica. Episodios similares podrían ocurrir en el corto plazo”, aclaró el informe principal Perspectivas de la situación económica mundial.

Según el gobierno indio, 235.986 personas murieron de covid-19 durante ese periodo. Esto fue más del 50 por ciento del total de muertes por covid en India en ese momento, ya que el país había informado alrededor de 418.000 muertes en total. El número de muertos hasta el viernes es de 485.350.

El informe emitió una advertencia global: “Con la variante ómicron altamente transmisible de covid-19 que desató nuevas oleadas de infecciones, se prevé que el costo humano y económico de la pandemia aumente de nuevo”.

Liu Zhenmin, subsecretario general del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU, declaró que “sin un enfoque global coordinado y sostenido para contener el covid-19 que incluya el acceso universal a las vacunas, la pandemia seguirá planteando un riesgo mayor a una recuperación inclusiva y sostenible de la economía mundial”.

El informe también proyectó una desaceleración de la economía mundial para el próximo año, ya que citó una serie de problemas junto con las nuevas olas de covid-19, lo que provocó un aumento de las presiones inflacionarias.

“Después de una contracción global del 3,4 por ciento en 2020 y luego de una expansión del 5,5 por ciento en 2021, la tasa de crecimiento más alta en más de cuatro décadas, se prevé que la economía mundial crezca un 4 por ciento en 2022 y un 3,5 por ciento en 2023”, dice el informe.

También advirtió que una mayor desigualdad puede surgir como una consecuencia a más largo plazo de la pandemia de coronavirus.

El informe agregó que los países en desarrollo se verán más afectados que sus contrapartes más ricas, y se prevé que África, América Latina y el Caribe experimenten un crecimiento significativamente menor, en comparación con las proyecciones previas a la pandemia. Es probable que esto conduzca a más pobreza y menos progreso en el desarrollo sostenible y la acción climática en estas regiones, dice el informe.

Agregó que para la gran mayoría de las economías en desarrollo, una recuperación total del PIB (Producto Interno Bruto) per cápita seguirá siendo difícil de alcanzar, en comparación con las economías desarrolladas, que “se espera que se recuperen casi por completo para 2023 en relación con las proyecciones previas a la pandemia”.

Las medidas financieras especiales, como los rescates, una mejor protección social y el apoyo al empleo ayudarán a una fuerte recuperación, según el informe. “Los gobiernos de todo el mundo deberán continuar con posiciones fiscales acomodaticias y evitar las tentaciones de una consolidación fiscal prematura. Esto ayudará a garantizar una recuperación sólida, inclusiva y sostenible”, aseguró.

Las diferencias en el espacio fiscal y las restricciones estructurales entre países seguirán limitando la capacidad de respaldar los gastos relacionados con la pandemia, agregó la ONU.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.