Moro prevé un retroceso en el combate a la corrupción en Brasil tras los fallos pro Lula

Agencia EFE
·3  min de lectura

Río de Janeiro, 24 mar (EFE).- El exministro de Justicia y exjuez Sergio Moro, que mandó a prisión a numerosos empresarios y políticos acusados de corruptelas en la estatal Petrobras, alertó sobre el posible retroceso en el combate a la corrupción en Brasil tras dos fallos que favorecieron al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

"Brasil no puede retroceder o destruir el pasado reciente de combate a la corrupción y a la impunidad por el cual fue elogiado internacionalmente", afirmó Moro en nota divulgada este miércoles para comentar la decisión de la Corte Suprema de anular uno de los procesos en que condenó a Lula por considerar que no actuó de forma imparcial.

La decisión del martes de la Segunda Sala del Supremo Tribunal Federal (STF), por 3 votos a favor y 2 en contra, consideró que Moro actuó de forma parcial en uno de sus juicios contra Lula y puso en duda todos los procesos instruidos por el juez que llegó a ser considerado como símbolo de combate a la corrupción en Brasil.

Este fallo se suma a otro igualmente de la Corte Suprema la semana pasada y que anuló cuatro procesos contra el exmandatario que estuvieron a cargo de Moro y ordenó que sean realizados nuevamente en otros tribunales.

La anulación de dos condenas contra Lula que ya habían sido confirmadas por tribunales de segunda y tercera instancia habilitó al expresidente (2003-2010) a disputar las elecciones presidenciales de 2022 tras haber sido impedido de ser postulado en 2018.

Moro, en el comunicado divulgado este miércoles, afirmó que, pese a la decisión de la máxima corte de considerarlo parcial, está "absolutamente tranquilo" sobre las decisiones que tomó y las sentencias que dictó en los procesos de combate a la corrupción.

"Tengo absoluta tranquilidad en relación a los aciertos de mis decisiones, todas fundamentadas, y en los procesos judiciales, incluso en aquellos que tenía como acusado al expresidente", aseguró Moro, que fue ministro de Justicia en el Gobierno del presidente Jair Bolsonaro antes de renunciar al cargo por discrepancias con el líder ultraderechista.

Como titular del juzgado decimotercero federal de Curitiba, Moro fue el responsable por la Lava Jato, la mayor operación de combate a la corrupción en la historia de Brasil y que desmontó una gigantesca red de empresarios y políticos que desviaba recursos de la petrolera estatal Petrobras, mayor empresa del país.

"La Operación Lava Jato fue un marco en el combate a la corrupción y al lavado de dinero en Brasil y, de cierta forma, en otros países, especialmente de América Latina, poniendo fin a la generalizada impunidad de estos crímenes", afirmó Moro al admitir que los recientes fallos judiciales pueden poner en riesgo todas sus decisiones sobre los desvíos en Petrobras.

Aseguró que los cerca de 4.000 millones de reales en sobornos (unos 727,3 millones de dólares) devueltos por las empresas que admitieron su responsabilidad en las corruptelas no dejan duda de los crímenes cometidos.

"Más de 4.000 millones pagados en sobornos fueron recuperados por los cofres públicos y casi dos centenas de personas fueron condenadas por corrupción y lavado de dinero", afirmó.

(c) Agencia EFE