Morir en el Lanín. Tormentas de nieve, grietas y aludes: las tragedias que marcaron la historia del volcán

·5  min de lectura
Volcán Lanín – Parque Nacional Lanín. Neuquén
Volcán Lanín – Parque Nacional Lanín. Neuquén

Año a año, miles de alpinistas desafían al volcán Lanín para conquistar su cumbre, que ofrece paisajes de los lagos Tromen, Quillén, Huechulafquen y Paimún, y de los volcanes Llaima, Villarrica, Quetrupillán, Osorno y el Cerro Tronador. Sin embargo, no son pocas las personas que en la últimas tres décadas, en su afán de escalar a la cima, murieron por diferentes circunstancias, como le ocurrió este miércoles a una mujer de nacionalidad uruguaya y a un hombre de Mendoza.

Desde 1990 hasta el 2022 fallecieron al menos 10 escaladores. El último antecedente fue el de Alfredo Nabas, cuyo deceso fue en noviembre de 2018 atrapado en una grieta a 3000 metros de altura mientras aguardaba ser rescatado. El operativo para salvar al andinista reunió a alrededor de 40 brigadistas quienes al día siguiente del accidente dieron con el cuerpo del hombre de 50 años, que no resistió la extremas condiciones climáticas que hubo por entonces en la zona y su deceso fue a causa de hipotermia.

En enero de 2017 un suboficial del Regimiento IV de Caballería de Montaña del Ejército Argentino de apellido Torres falleció a causa de un desprendimiento de rocas a 3200 metros de altura. El hecho se produjo en horas de la mañana en la zona denominada La Canaleta, donde un alud de rocas sorprendió al grupo compuesto de 14 militares que realizaba un ascenso de instrucción hacia la cumbre. Otros tres compañeros de la víctima sufrieron heridas leves mientras que el resto de los integrantes del regimiento resultaron ilesos.

Una de las tragedias más importantes fue la que ocurrió en octubre de 1990 cuando un equipo de andinistas de San Patricio del Chañar conformado por cinco hombres -dos de ellos eran guías- y cuatro mujeres se extravió camino a un refugio. Dos de las personas se cayeron y arrastraron al resto y el hecho terminó con cuatro muertos. Un montañista falleció tras precipitarse, una segunda víctima mientras aguardaba el rescate y otras dos poco antes de que una comitiva del Ejercito acudió a auxiliarlos.

Verano y Covid-19: dos variables explican una fuerte baja de turistas argentinos que cruzan a Chile

Uno de los sobrevivientes fue Eduardo Werro, quien en una entrevista que brindó a fines del año pasado a LM Neuquén rememoró en detalle el accidente: “Era un día lindo cuando partimos. Nosotros subíamos encordados todos, teníamos el arnés con el mosquetón puestos y llevamos una eslinga para en caso de que se caiga uno lo sujetan los otros. Subíamos en zigzag, en un momento veo que un guía se resbala y empieza a caer. Con mucho reflejo agarré bien la piqueta y la clavé en el hielo con todas mis fuerzas y esperé el cimbronazo, que fue muy fuerte, me arrancó del brazo la cuerda que tenía en la piqueta. Ahí empezamos a caer un cerro a toda la velocidad como derrapando”.

“En un momento -continuó- iba cayendo sentado e intentaba de a poco clavar mis crampones. Cuando al fin pude, salí como volando y sentí como que las rodillas y los tobillos se me salían. Aparentemente, según lo que me contaron los compañeros, choqué con una roca de las tantas que se asomaban en la nieve mientras caíamos. Golpeé la piedra y perdí el conocimiento, cuando desperté ya estábamos detenidos y unos lloraban, otros gritaban; habíamos perdido todo y era un caos”.

El hecho ocurrió a las 18 del 13 de octubre y el rescate se concretó un día después por la tarde cuando un helicóptero llegó a la zona y, con peligrosas maniobras, rescató a cada uno de los andinistas y los trasladó a hospitales.

Otros accidentes fatales en el volcán Lanín

El 22 de enero de 2006 el cadáver del español Luis Decarlos fue hallado por rescatistas, 11 días después de iniciada su expedición. El europeo se encontraba en el último tramo del ascenso al volcán Lanín cuando intentó regresar por una tormenta de nieve. En su afán de replegarse, se precipitó por la montaña y murió.

Ocho años después su coterráneo Luis Sánchez rodó 1000 metros y su cuerpo fue encontrado poco después, tras un operativo de nueve horas. El hombre de nacionalidad española estaba en el último tercio de la escalada que llevaba adelante junto a otros dos alpinistas alemán y mexicano.

A Juan Carlos Abbiusi, de 29 años, y Fabrizio Mucciacciaro, de 27, los buscaron intensamente más de una semana y el 6 de enero del 2000 sus cuerpos fueron hallados congelados en una ladera del volcán a más de 3300 metros de altura y muy cerca de la cumbre. El deceso de los jóvenes de Villa Martelli fue por congelamiento, tras ser alcanzados por una tormenta de nieve.

El volcán Lanín

Vista del volcán Lanín desde el agua
Vista del volcán Lanín desde el agua


Vista del volcán Lanín desde el agua

El volcán Lanín, de 3776 metros, forma parte del Parque Nacional del mismo nombre, comparte el límite fronterizo con Chile y está ubicado a 60 kilómetros de Junín de los Andes, por la ruta que conduce al paso conocido como Tromen o Mamuil Malal.

Año a año miles de alpinistas escalan con el objetivo de llegar a la cumbre en una travesía que habitualmente se hace en dos días, explicó a LA NACION el intendente del Parque Nacional Lanín, Salvador Vellido: “Se asciende en dos días habitualmente, aunque hay gente que lo hace en uno. En el primer día es de registro e inicio hasta los refugios que están a 2500 metros. A la madrugada del día siguiente se asciende a la cumbre y se baja”.

Para iniciar la subida es obligatorio inscribirse en un registro de reserva en el sitio online.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.