Morikawa, Rahm y McIlroy le dan vida al US Open

·2  min de lectura
DEP-GLF US OPEN (AP)
DEP-GLF US OPEN (AP)

Las tormentas pasaron por alto a Brookline y las estrellas comenzaron a brillar el viernes en el US Open.

Collin Morikawa dio indicios de emerger de un juego promedio en el momento justo, igualando el marcador más bajo del campeonato con una ronda de 66 golpes, cuatro debajo de par, para compartir el liderato después de 36 hoyos con Joel Dahmen.

Así, tiene oportunidad de ganar un major por tercer año al hilo.

Y tuvo bastante compañía en The Country Club, incluido un jugador que claramente podría dar pelea.

El campeón defensor Jon Rahm jugó con Morikawa e hizo lo mejor para mantener el paso con un eagle y una serie de grandes putts que se sintieron igual de valiosos. El español Rahm tiró 67 y quedó un golpe detrás de un grupo que incluyó a Rory McIlroy.

McIlroy, quien viene de ganar el Abierto de Canadá, nunca se vio más entretenido.

Después de dos hoyos en su ronda, el norirlandés tuvo un tiro de aproximación muy errático, que le complicó la vida. Después de tres intentos, finalmente encontró el green y embocó un putt de 25 pies para salvar un doble bogey. McIlroy aceleró el paso en los últimos nueve hoyos.

Logró tres birdies en los últimos cuatro hoyos para terminar la ronda con 68 golpes.

Y no hay que olvidar al campeón del Masters, Scottie Scheffler, quien consiguió un eagle en el hoyo 14, par cinco, que metió al texano en la pelea con una ronda de 67, dos golpes atrás de los líderes.

“Es el U.S. Open. Nadie tiene una ventaja definitiva o se ha escapado del resto”, dijo Morikawa. “Los últimos días me han llenado de confianza de cara al fin de semana y espero que podamos separarnos un poco de alguna forma”.

Morikawa, Rahm y Scheffler se han combinado para ganar cuatro de los últimos nueve majors. Y ahí está McIlroy, quien tiene cuatro en su cuenta, aunque ninguno desde 2014.

“Pienso que es muy importante para el deporte que los jugadores mejor ubicados en el ranking estén ahí, especialmente en el torneo en el que realmente el mejor jugador termina ganando”; dijo Rahm.

La idea del U.S. Open es identificar a los mejores jugadores, algunos de ellos requieren presentación a la contienda mayor durante el fin de semana.

Uno de ellos es Dahmen, sobreviviente a cáncer y un hombre común que nunca será acusado de tomarse demasiado en serio, a pesar de llevar su juego seriamente. Pensó en abandonar dos veces las rondas clasificatorias la semana pasada y después de la primera jornada.

Pero se mantuvo y con 68 golpes el viernes, estará en el último grupo de un torneo grande por primera vez, se unió a Morikawa con 135 golpes, cinco debajo de par.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.