Morawiecki anuncia un "compromiso" para cerrar sala judicial multada por UE

·2  min de lectura

Cracovia (Polonia), 28 oct (EFE).- El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, anunció hoy "un compromiso" para cerrar "en unos meses" la Sala Disciplinaria judicial, origen de la sanción dictada ayer, miércoles, por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

"Creo que en los próximos meses surgirá una idea de compromiso dentro de nuestra coalición, una idea que también será aceptable para el presidente, sobre la Sala de Disciplina del Tribunal Supremo", afirmó el jefe del Gobierno polaco, del ultraconservador partido Ley y Justicia (PiS).

Según Morawiecki, la idea nació en el seno del Gobierno, "mucho antes de la sentencia del TJUE" dictada en julio y que ayer se materializó en una multa de un millón de euros diarios impuesta a Polonia por el tribunal europeo.

El jefe del Ejecutivo polaco aseguró que su Gobierno estaba "trabajando en esto desde hace algún tiempo, desde marzo o abril, como mucho en mayo".

El 14 de julio, TJUE ordenó a Polonia suspender la actividad y paralizar los procesos pendientes iniciados por la Sala Disciplinaria del Tribunal Supremo.

A este organismo, creado en 2017 por el Gobierno polaco como parte de su reforma judicial, se le otorgaron competencias para sancionar, destituir o trasladar contra su voluntad a todos los jueces del país, algo que Varsovia justificó citando "una creciente desconfianza de la gente hacia el Poder Judicial".

En agosto, Jarosław Kaczyński, líder del PiS, anunció que la Sala de Disciplina del Tribunal Supremo sería liquidada en la forma en que funciona ahora y "por lo tanto, el tema de la disputa" con la UE desaparecería. Sin embargo, desde entonces Varsovia no ha dado indicaciones de cuándo o en qué forma cristalizarán estos cambios.

El 7 de septiembre, la Comisión Europea solicitó al TJUE que impusiera sanciones económicas a Polonia por incumplir la medida cautelar del cierre de la Sala Disciplinaria y ayer, miércoles, el Tribunal de Luxemburgo anunció una multa de un millón de euros diarios contra Varsovia.

Esta sanción, al igual que otra multa que condena a Polonia a abonar 500.000 euros al día por no cerrar la mina contaminante de Turów a pesar de las quejas de la República Checa, fue calificada por varios miembros del Ejecutivo de "chantaje" al país.

Este jueves, el ministro de Justicia, Zbigniew Ziobro, afirmó que Polonia "no puede ni debe pagar" estas multas, pues se trata, dijo, de "elementos de presión y sólo los débiles ceden a ello".

Hace unos días, el propio Morawiecki había acusado a la UE de "apuntar con una pistola a la cabeza" de Polonia y comparó la retención de los fondos de recuperación económica pos pandemia por parte de Bruselas con "un intento de empezar la tercera guerra mundial".

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.