Morales vuelve tras un año a El Alto, su bastión en el occidente boliviano

Agencia EFE
·4  min de lectura

El Alto (Bolivia), 3 dic (EFE).- El expresidente de Bolivia Evo Morales volvió este jueves a El Alto, la ciudad vecina de La Paz que es su bastión político en el occidente del país, en una primera visita a esa urbe desde su retorno al país el pasado 9 de noviembre, para la coordinación política de su partido hacia las elecciones subnacionales.

Miles de seguidores del exmandatario, sobre todo campesinos e indígenas que llegaron desde otras provincias, le recibieron primero en el aeropuerto internacional de El Alto, que también sirve a La Paz, para trasladarse luego a una avenida en la zona alteña Santa Rosa donde se realizó un mitin del gubernamental Movimiento al Socialismo (MAS).

En el evento hubo música autóctona andina y predominaron las banderas azules del MAS y la wiphala, la enseña multicolor y ajedrezada que identifica a indígenas de la zona altiplánica boliviana.

Morales reiteró en su discurso que el litio boliviano fue el motivo del "golpe de Estado" del que mantiene que fue víctima en la crisis política desatada tras las sospechas de fraude en las elecciones de 2019, una denuncia que ha hecho de forma recurrente desde entonces.

También agradeció a El Alto por el apoyo al MAS en las recientes elecciones generales, que ese partido ganó con el 55,1 % de la votación en Bolivia y destacó que el respaldo rondó el 77 % en esta urbe del altiplano, donde buena parte de la población es indígena emigrada del campo.

El exgobernante ratificó que la nueva "responsabilidad" de la militancia del MAS son las próximas elecciones regionales y municipales, en las que también busca un amplio triunfo.

Morales pidió a las organizaciones sociales que conforman su partido elegir "rápidamente" y mediante el consenso a los mejores candidatos.

"La mejor forma de defender nuestro proceso de cambio, nuestra revolución democrática y cultural, es ganando las elecciones", sostuvo.

ASPIRACIONES ELECTORALES

Evo Morales salió de Bolivia el 11 de noviembre de 2019, un día después de anunciar su renuncia asegurando que era forzado por un supuesto golpe de Estado, en medio de denuncias de fraude a su favor en las fallidas elecciones de octubre de ese año, que son investigadas penalmente y que él niega.

El exgobernante estuvo primero en México y luego en Argentina, desde donde comandó la campaña electoral del MAS hacia los comicios generales del pasado 18 de octubre.

Tras retornar a Bolivia el pasado 9 de noviembre, Morales reasumió la presidencia del MAS y está dedicado ahora a organizar las candidaturas y la campaña para los comicios subnacionales previstos para el 7 de marzo de 2021.

Para ello, el exmandatario viene sosteniendo reuniones en las nueve regiones bolivianas con su militancia.

En la primera reunión, el pasado 21 de noviembre en Cochabamba, Morales fijó la meta de ganar siete de las nueve gobernaciones bolivianas y al menos 300 de los 337 municipios en disputa, aunque ahora quiere lograr "todas las alcaldías de Bolivia" para dejar sin concejales a los partidos opositores.

El político mencionó como ejemplo el resultado de las elecciones generales en el departamento de La Paz, donde el partido gubernamental se impuso con el 68,3 % de la votación.

Si se repite ese porcentaje en las subnacionales, "la derecha no tendría ni un concejal en La Paz", manifestó Morales e insistió en hacer un "tejido social" para la elección de candidatos.

También reiteró su preocupación por el plazo breve que resta para inscribir las candidaturas, fijada para los próximos 18 y 19 de diciembre, según el calendario electoral.

EN LA PAZ

El oficialismo ha anunciado que también está prevista para las próximas horas una reunión de Morales con el presidente boliviano, Luis Arce, y sus parlamentarios en la ciudad de La Paz.

En esta ciudad, sede del Gobierno y el Legislativo nacional, el respaldo al partido de Morales no es mayoritario como en la vecina El Alto.

Los principales rivales políticos del MAS no se han pronunciado sobre el arribo del exgobernante a La Paz, pero sí hubo críticas de la senadora Andrea Barrientos, de la alianza opositora Comunidad Ciudadana (CC), por la aglomeración que se generó en El Alto sin medidas de bioseguridad para prevenir un contagio de la covid-19.

"Es una irresponsabilidad que el MAS no prevea de repartir barbijos a la toda la gente que está convocando", sostuvo Barrientos, quien también consideró que Morales debe dar explicaciones sobre "la gran corrupción que ha tenido su Gobierno, el despilfarro, el abuso de poder y el fraude electoral que ha realizado el año pasado".

En fotografías difundidas en los últimos días, Morales aparece sin mascarilla médica en diversos actos en los que la gente que le rodea tampoco lleva puesto el cubrebocas y no guarda distancia física.

(c) Agencia EFE