Morales y Sanz se metieron en la interna bonaerense, criticaron a Posse y pidieron disputar la presidencia en una interna con Pro

Inés Beato Vassolo
·5  min de lectura
Sanz, Storani, Morales y Bazze se reunieron el miércoles por la tarde para respaldar a Abad
Sanz, Storani, Morales y Bazze se reunieron el miércoles por la tarde para respaldar a Abad

El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, y el exsenador y expresidente de la UCR, Ernesto Sanz, viajaron esta tarde a Buenos Aires para mostrar su apoyo a la candidatura del diputado Maximiliano Abad para la interna bonaerense del radicalismo, quien disputa con Gustavo Posse –intendente de San Isidro– el liderazgo de la UCR en la Provincia. Allí reclamaron posicionar al radicalismo con un liderazgo claro dentro de Juntos por el Cambio (JxC) y se mostraron convencidos de que la propuesta que respaldan es signo de “renovación y gestión”.

En un encuentro en el microcentro porteño, del cual participó, además, la parlamentaria del Mercosur María Luisa Storani y el diputado Miguel Bazze, los referentes del radicalismo adelantaron que aspiran a liderar JxC y ganar territorio a nivel nacional. Además, criticaron la candidatura de Posse, apalancada por el senador Martín Lousteau. “ Posse expresa una gestión que es casi un feudo. Eso se aparta de la filosofía del partido ”, disparó Morales, respecto del funcionario que gobierna San Isidro desde hace 22 años.

“Apostamos a un radicalismo fuerte dentro de la coalición opositora. Hasta ahora, fuimos casi furgón de cola en algunas decisiones. El radicalismo tiene la responsabilidad de hacer una apuesta a una gestión de gobierno y no la abandona”, afirmó el primer mandatario jujeño, quien sostuvo que la lista de Abad –a quien acompaña la intendenta de General Arenales, Erica Revilla– es signo de “renovación y gestión”, y no así la de Posse, sobre la cual indicó: “No deja de ser la expresión de una gestión que casi es un feudo. Gobierna hace 22 años. Eso se aparta un poco de la filosofía del partido, esto de eternizarnos en el poder y en la gestión. Es casi un feudo hereditario. Por eso me molestó un poco que se plantee desde ahí la renovación”.

Sanz, Storani, Morales y Bazze se reunieron el miércoles por la tarde para respaldar a Abad
Sanz, Storani, Morales y Bazze se reunieron el miércoles por la tarde para respaldar a Abad


Sanz, Storani, Morales y Bazze se reunieron el miércoles por la tarde para respaldar a Abad

Las asperezas por la interna radical bonaerense son un eco de las elecciones del domingo pasado en Córdoba, que expusieron una grieta entre el diputado nacional Mario Negri –jefe del interbloque de JxC–, quien apoyó a Marcos Carasso, y Lousteau, quien intervino en respaldo de Rodrigo de Loredo, el candidato que resultó perdedor. El exministro de Economía de Cristina Kirchner acusó públicamente a Negri de intentar boicotear la interna radical y de representar una postura “sumisa” frente al macrismo, en tanto el diputado apostó a defenderse recordando el paso de Lousteau por el kirchnerismo. “Yo nunca me fui. Para mí la política está asociada a valores”, dijo, días atrás, ante la disputa.

En línea con esta discusión, Morales remarcó, esta tarde, que “más allá de las críticas, pasada la interna, el objetivo es unificar el partido”, y agregó: “Gustavo [Posse] entró a Cambiemos de la mano de Pro. Después de la elección, va a estar bueno que coincidamos en eso, ahí hay coincidencia. No queremos que nos coman ni ser furgones de cola”.

El gobernador de Jujuy también se unió a Negri en el cruce con Lousteau. “No es Lousteau sino [Enrique] Nosiglia el que conoce el partido. Lousteau es nuevo y bienvenido, pero es una estrategia nacional de Nosiglia. Él tiene una mirada capitalina del partido, muy centrada en los intereses del radicalismo en la capital. Nosotros tenemos una visión más federal”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Sanz coincidió con Morales respecto del alcance nacional al que aspiran como radicales. “Lo que se juega el domingo es un proyecto de partido que excede a la provincia de Buenos Aires. Es un proyecto de UCR a futuro, que fue recuperando espacio y terreno en todo el país. El radicalismo de hoy puede dar batalla en cada una de las provincias argentinas”, afirmó, y luego agregó, respecto del posicionamiento de la UCR dentro de JxC: “Se está trabajando mucho para cuando llegue el momento de confrontar ideas y ordenarse con propuestas. La pelea del 2023 arranca ahora”.

Con el mismo optimismo, Abad se mostró convencido de que el partido hoy pisa fuerte dentro de la oposición. “El radicalismo recuperó su vocación de poder y nuevamente quiere volver a ser gobierno. Nuestra decisión es sostener la unidad de la coalición, ampliarla y liderarla”, remarcó, tras indicar que, antes, la UCR era un partido “testimonial y desorganizado”, que entre 2015 y 2019 “adquirió musculatura” y “fuertes” bloques legislativos. Además, destacó el apoyo que recibe su lista por parte de los municipios bonaerenses. “Nos acompañan 27 de los 32 intendentes”, dijo, con orgullo.

Candidaturas 2023

Con vistas a las elecciones de 2023, el candidato a conducir el comité bonaerense adelantó su apoyo al neurocientífico Facundo Manes –cuyo hermano, Pedro Gastón Manes, integra su nómina– como posible gobernador de la Provincia: “Tenemos mucha expectativa en que Facundo Manes sea candidato en la provincia de Buenos Aires. Hay que ver qué posición toma”.

Sin sorpresa, los nombres de Patricia Bullrich y Horacio Rodríguez Larreta volvieron a resonar como candidatos presidenciales de Pro. Morales se sumó a esa lista. “El radicalismo va a tener candidato a presidente y candidato a gobernador. Yo sí me anoto en la carrera. Creo que Alfredo [Cornejo], también. Me gustaría que Mario Negri también. Pero, antes de una interna de JxC, me gustaría una interna del radicalismo para que saque un candidato que vaya a disputar con el de Pro”, afirmó.

En tanto a las internas del próximo domingo, en el marco de la pandemia, la expectativa es que voten entre 80.000 y 100.000 de los 650.000 afiliados al partido. En las elecciones cordobesas participaron alrededor de 30.000 personas, un 15% del padrón del distrito. “Ese 15% no le jugó bien a ninguno de los dos candidatos en Córdoba”, afirmó Sanz.