Morales recibirá decisión de ONU con concentración

LA PAZ, Bolivia (AP) — El presidente Evo Morales dijo el sábado que recibirá con una gran concentración de cocaleros la decisión de Naciones Unidas sobre si Bolivia retorna a la convención de Viena con una reserva sobre el masticado de coca, seguro de que logró con éxito su despenalización.

Bolivia renunció el año pasado a la convención de dicha comisión porque clasifica la hoja de coca como un narcótico. Seis meses más tarde pidió su reincorporación con la reserva de respeto al masticado de la hoja de coca, una milenaria práctica de los indígenas andinos, reconocida en la nueva Constitución.

Morales en la entrega de una cancha de fútbol al gremio cocalero de la localidad de Chulumani, a unos 100 kilómetros al norte de La Paz, dio un informe sobre su campaña internacional para despenalizar la hoja de coca en la ONU.

"Estamos muy bien, hasta el 10, 11 de este mes van a haber novedades, compañeros, vayan organizando una concentración para informar cómo vamos a ganar esta lucha, con la fuerza del pueblo boliviano vamos a ganar una lucha mundial", dijo Morales.

Resaltó que Perú, otro productor de coca, quiso unirse a "último momento" a la campaña emprendida por él.

Según estatutos de la ONU se requiere un tercio o 62 votos de los países miembros de la Convención para que sea rechazado el pedido boliviano.

Dionisio Núñez, viceministro de Coca e Industrialización, informó en una entrevista al diario El Deber que Suecia ha sido el tercer país en presentar la objeción después que Estados Unidos y Gran Bretaña, lo hicieran.

La defensa de la hoja de coca ha sido la causa de las luchas de Morales desde los años 80 cuando comenzó a dirigir los sindicatos cocaleros desde donde saltó a la política.

Los indígenas andinos usan la coca en rituales y es habitual que gente de sectores populares acuda a ellos para saber qué les depara el futuro según las formas en que caen las hojas cuando son arrojadas desde una altura no mayor a 50 centímetros.

Bolivia es el tercer país productor de la hoja con 31.000 hectáreas cultivadas de coca que hay en el país, entre 12.000 y 20.000 son legales y para usos tradicionales. El resto se desvía a la cocaína.

Morales emprendió la campaña hasta ahora infructuosa para sacar a la coca de la lista de estupefacientes desde que llegó a gobernar Bolivia el 2006.

La defensa de la coca ha sido la causa de las luchas del mandatario desde sus tiempos de líder cocalero en los años 80 y 90, desde donde saltó a la política.

Cargando...