Morales pide dejar confrontación en medio de la tensión por arrestos en Bolivia

Agencia EFE
·3  min de lectura

La Paz, 17 mar (EFE).- El expresidente de Bolivia Evo Morales pidió este miércoles que se deje de lado la "confrontación política" en momentos de polarización en el país tras la detención de la exmandataria Jeanine Áñez, que los detractores han calificado de "persecución" por parte del gobernante Movimiento al Socialismo (MAS), que dirige el exgobernante.

Morales, quien denuncia que fue víctima de un golpe de Estado en 2019 cuando se vio forzado a renunciar a la Presidencia, ha estado muy activo en sus redes desde que se conoció de la aprehensión de Áñez el pasado sábado en la madrugada.

"En vez de confrontación política, la agenda postpandemia debe ser económica mediante un acuerdo nacional entre Estado, movimientos sociales y empresarios para priorizar la inversión y generar fuentes de trabajo", publicó Morales en su cuenta de Twitter.

Las detenciones de Áñez, sus exministros y dos ex altos mandos militares se enmarcan en el llamado caso "golpe de Dstado", por el que también hay procesos contra otros líderes políticos opositores y varios exmilitares y expolicías que son buscados por la Justicia.

La expresidenta interina y los miembros de su Gabinete son acusados de "sedición y terrorismo" durante la crisis de 2019 tras las elecciones fallidas que derivaron en la renuncia de Evo Morales a la Presidencia de Bolivia.

El "SILENCIO" DE ARCE

Contrario a la intensa actividad de Morales en las redes, un gran sector del país se cuestiona sobre el silencio del presidente Luis Arce ante los acontecimientos que por estos días tiene nuevamente enfrentados a los bolivianos en las calles.

Al presidente Arce se le ha visto poco por estos días en eventos públicos y en las escasas publicaciones en sus redes sociales solo se refiere a temas de educación y economía local.

El silencio de Arce y la forma cómo se ha desarrollado el proceso contra Áñez, que para los sectores de la oposición muestran que la Justicia está sometida al oficialismo, ha generado varias conjeturas y muchos afirman que quien realmente gobierna al país es Evo Morales.

Luis Fernando Camacho, gobernador electo de Santa Cruz, la región más próspera del país, señaló este miércoles que "Luis Arce no gobierna, salió Evo Morales con un mensaje de ajuste de estrategia para dividir al movimiento cívico y ciudadano. Propone acuerdo nacional entre el Estado, movimientos sociales y empresarios".

De igual manera, el expresidente y líder del principal partido opositor, Carlos Mesa, expresó que los actuales procesos no son un "problema jurídico, es un problema político que marca la decisión del Gobierno de Luis Arce-Evo Morales de llevar a Bolivia al modelo venezolano".

A su vez, el exmandatario Jorge Quiroga dijo: "Ser títere no es bueno, ser tirano es malo y ser títere de un tirano es peor todavía y ese es el papel triste de Luis Arce".

El presidente de la Cámara de Senadores, Andrónico Rodríguez, salió este miércoles en defensa de Arce y afirmó que el mandatario no es títere de Evo Morales y el jefe de Estado boliviano ha estado atendiendo asuntos del país.

"Nuestro hermano Evo Morales es presidente del MAS-IPSP, no tiene nada que ver que esté manejando a Lucho Arce como títere, es totalmente falso", dijo Rodríguez.

(c) Agencia EFE