Moody’s asesta golpe a Ford y rebaja calificación a ‘basura’

Molly Smith y Keith Naughton

(Bloomberg) -- Ford Motor Co. ha sufrido un golpe por parte de Moody’s Investors Service. La agencia rebajó su calificación crediticia a basura ante las dudas de que el plan de reestructuración del responsable ejecutivo, Jim Hackett, pueda generar beneficios y caja lo suficientemente rápido.

Moody’s rebajó la calificación de Ford al grado de basura más alto, Ba1, diciendo que el flujo de caja y los márgenes de beneficios del fabricante de automóviles están por debajo de las expectativas y que es probable que sigan siendo débiles en los próximos dos años. El recorte a la categoría de inversión especulativa afecta a uno de los mayores emisores de bonos corporativos de Estados Unidos fuera del sector financiero.

Los inversores han negociado la deuda de Ford durante el año último año aproximadamente en niveles que implicaban que la compañía se dirigía a la categoría de basura. Hackett ha tenido dificultades para ganarse a Wall Street con una reestructuración que incluye el recorte de miles de empleos, la reintroducción de una antigua línea de SUV y la eliminación de sedanes de venta lenta.

“Se encuentran en una situación bastante precaria”, dijo Charlie Chesbrough, economista senior de Cox Automotive, por teléfono. “Cuando una empresa recibe una calificación de categoría basura, significa que tendrá que pagar una tasa de interés más alta y que muchos inversores institucionales tendrán que pensarlo dos veces”.

Los bonos más activos de Ford, los de Ford Motor Credit Co. al 5,113% con vencimiento en 2029, se debilitaron en relación con los bonos del Tesoro de Estados Unidos el lunes por la tarde después de que Moody’s publicase el comunicado. El rendimiento adicional, o prima, que paga la deuda se amplió en 0,3 puntos porcentuales a 3,45 puntos porcentuales, según Trace. Las acciones del fabricante automotriz llegaron a desplomarse un 4,2% a US$4,15 en la negociación tras el cierre del mercado.

“Ford sigue confiando en nuestro plan y progreso”, dijo el fabricante de automóviles en un comunicado enviado por correo electrónico. “Nuestro negocio subyacente es sólido, nuestro balance general es sólido y tenemos mucha liquidez para invertir en nuestra convincente estrategia de futuro”.

No es la primera vez que Ford recibe una calificación de alto rendimiento: S&P Global Ratings rebajó la nota de la compañía y de su competidor General Motors a basura en 2005. Moody’s y Fitch Ratings adoptaron la misma medida más tarde ese año. Pero a diferencia de GM y Chrysler, Ford logró evitar la bancarrota y los rescates del Gobierno durante la crisis financiera.

Aún así, perder el estatus de grado de inversión obligó a Ford a financiarse esencialmente empeñándolo todo, desde su inventario hasta los derechos de su logotipo ovalado azul. El presidente Bill Ford dijo que la situación era “enormemente emotiva” y dijo que la familia fundadora estaba “apostando nuestro patrimonio”.

Cuando la compañía recuperó el grado de inversión en 2012, Bill Ford declaró que era “uno de los mejores días” que recordaba.

Nota Original:Ford Cut to Junk as Moody’s Doubts Hackett’s Turnaround Bid (2)

--Con la colaboración de Katherine Greifeld.

Para contactar al editor responsable de la traducción de esta nota: Andrea Jaramillo, ajaramillo1@bloomberg.net

Reporteros en la nota original: Molly Smith en New York, msmith604@bloomberg.net;Keith Naughton en Southfield, knaughton3@bloomberg.net

Editores responsables de la nota original: Craig Trudell, ctrudell1@bloomberg.net, ;Nikolaj Gammeltoft, ngammeltoft@bloomberg.net, Dan Wilchins

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

©2019 Bloomberg L.P.