Monumentos de colonizadores españoles generan debate en EEUU

RUSSELL CONTRERAS
Manifestantes se trepan a la estatua del conquistador español Don Juan de Oñate en Albuquerque, Nuevo México, el 15 de junio del 2020. Estatuas de Oñate están ahora en almacenes luego que manifestantes en Nuevo México amenazaron con derribarlas. Manifestantes en California han derribado estatuas del misionero español Junípero Serra y ahora escuelas, parques y calles que llevan los nombres de exploradores españoles enfrentan futuros inciertos. (Adolphe Pierre-Louis/The Albuquerque Journal vía AP)

RÍO RANCHO, Nuevo México, EE.UU. (AP) — Estatuas del conquistador español Don Juan de Oñate están ahora en depósitos luego que manifestantes en Nuevo México amenazaron con derribarlas. Manifestantes en California han derribado estatuas del misionero español Junípero Serra y ahora escuelas, parques y calles que llevan los nombres de exploradores españoles enfrentan futuros inciertos.

Mientras las estatuas y monumentos asociados con la esclavitud y otros momentos oscuros de la historia de la nación son derribados por manifestantes y en algunos casos por decisiones de políticos, el movimiento en el suroeste de Estados Unidos ha tornado su atención a las representaciones de figuras coloniales españolas veneradas por algunos hispanos, pero detestadas por los indígenas.

Los manifestantes dicen que figuras como Oñate, que encabezó expediciones españolas a lo que es hoy Nuevo México, no deberían ser celebradas. Apuntan a la orden de Oñate de cortar los pies de 24 guerreros indígenas cautivos luego que sus tropas atacaron a los Acoma Pueblo. Ese ataque fue precipitado por la muerte del sobrino de Oñate.

Dicen que otras figuras españolas fueron responsables de la esclavización de poblaciones indígenas y trataron de proscribir sus prácticas culturales.

Algunos hispanos que rastrean su linaje a los primeros colonos españoles dicen que retirar las estatuas de Oñate y otros equivalen a borrar la historia, una historia mancillada por atrocidades cometidas contra los indígenas y marcada por las arduas jornadas que realizaron muchas familias debido a la promesa de una nueva vida o para escapar de persecución en España.

Esa historia sigue enraizada en el tejido de Nuevo México, donde muchos indígenas Pueblo son conocidos por los nombres que les dieron los españoles y muchos siguen practicando el catolicismo, algo que reconocen los propios líderes Pueblo.

“Nuevo México es un lugar especial para todos nosotros. Todos somos vecinos. Compartimos comida, trabajamos juntos y en muchos casos nuestras relaciones familiares datan de generaciones", dijo J. Michael Chavarria, presidente del Consejo de Gobernadores y gobernador de Santa Clara Pueblo.

Este mes, manifestantes trataron de derribar una estatua de Oñate en un museo en Albuquerque usando cadenas y una piqueta. Una pelea que estalló entonces resultó en disparos que dejaron un herido. Al día siguiente, Albuquerque retiró la estatua y la puso en un almacén.

Otra estatua de Oñate fue retirada por las autoridades del condado Rio Arriba antes de una protesta contra el monumento, una medida elogiada por activistas y algunos líderes Pueblo.

___

El periodista de la Associated Press Russell Contreras es miembro del equipo de la AP sobre Raza y Etnias.