Montar en bici dos veces a la semana durante 45 minutos aumenta el apetito sexual

Además de despejar la mente, eliminar grasa adbominal (muy perjudicial) y ayudarte a conseguir unas piernas de infarto, darle al pedal impulsa tu vida sexual.

image

La continua estimulación que recibe la zona perineal durante el pedaleo favorecería el deseo sexual (Foto: Getty Images)

La falta de deseo puede arruinar tu vida sexual, tengas o no pareja, y convertir tus citas románticas en una auténtica pesadilla. Más allá de la comida, el estrés y las preocupaciones, tu condición física puede tener algo que ver.

Cuanto más te muevas más endorfinas generas, y la liberación de estas hormonas produce sensación de placer, felicidad y tiene un efecto analgésico natural, ¿qué más quieres?

¡Ah, por cierto! Se sabe que la práctica del ejercicio físico incrementa la liberación de testosterona. Incluso está demostrado que, en las personas mayores de 40 años que practican algún deporte, el deseo sexual se mantiene en niveles mucho más elevados, como también en los jóvenes que están perdiendo ese deseo, o que simplemente quieren aumentarlo.

Si aún no es suficiente para motivarte, un estudio de la Universidad de Princeton ha demostrado que montar un mínimo de dos veces a la semana durante al menos 45 minutos diarios, puede aumentar el apetito sexual en el 90% de los varones, mientras que en las mujeres, este apetito se consigue pedaleando tan solo durante 25 minutos.

image

El estudio también revela que el ciclismo actúa como antiestrés en nuestro cerebro, además la continua estimulación de la zona perineal tanto en el hombre como en la mujer favorece un aumento del riego sanguíneo y por tanto la sensibilidad de los órganos sexuales (y del ‘punto G’ en concreto) se ve incrementada, provocando como resultado un aumento del deseo sexual.

Por otro lado, no hay mejor entrenamiento cardiovascular que montar en bicicleta y mientras fortaleces tu corazón (y todos tus músculos) también mejoras tu potencia sexual.

Otros beneficios sexuales del spinning (también outdoors, ¿eh?) :

1. Duras más en la cama

El entrenamiento físico regular mejora nuestro sistema cardiovascular, aumenta la capacidad pulmonar y tonifica nuestros músculos. Todo esto nos aporta una mayor resistencia y potencia en el dormitorio.

Está muy claro que a más entrenamiento, mejor rendimiento deportivo, pero también mayor potencia y resistencia sexual.

2. Tienes el sexy subido

Si al ejercicio regular con la bicicleta le sumas una alimentación saludable y equilibrada, tu estado físico mejorará notablemente. Con un cuerpo en forma, te vas a ver, a querer y a sentir mucho mejor; y al estar más cómodo en tu piel proyectarás una imagen mucho más sensual.

A partir de ahí todo va en consonancia, se produce una reacción en cadena porque cuanto mejor te veas, más confianza tendrás en ti mismo y… ¡atención majetes! Esto es un imán para las mujeres. Los veletas, los despistados y los balas perdidas no nos van.

image

Es así de claro: cuanto más confianza tengas en ti mismo, mayores serán las posibilidades de encontrar pareja o mantener la que tienes. Así que de una forma u otra, el ejercicio físico contribuye a mejorar la frecuencia y calidad de las relaciones sexuales.

3. Energía a tope. Practicar de forma regular ejercicio físico aumentará tus niveles de energía, y lo trasladarás también a la cama. La buena forma física nos hace más propenso a mantener relaciones sexuales de forma más regular y durante más tiempo.

Porque de hecho si no puedes con tu alma, te ahogas y te cuesta moverte no es nada agradable practicar sexo. Pero si tienes las pilas cargadas y practicas ejercicio físico regular, tu vida sexual se verá beneficiada considerablemente.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.