Una moneda marca récord en Sotheby's, pero el sello más preciado decepciona

·3  min de lectura

Nueva York, 8 jun (EFE).- Una moneda de Águila Doble de 1933 alcanzó este martes los 18,9 millones de dólares en una subasta de Sotheby's celebrada en Nueva York, lo que la convirtió en la más cara del mundo, pero en la misma venta el que se considera el sello más valioso del planeta no logró superar el precio mínimo que le habían otorgado los especialistas.

La dorada Águila Doble, que fue descrita en la subasta como "la Mona Lisa de las monedas", tardó pocos segundos en subir desde los 7 millones de precio de salida hasta los 10 millones, y tras varias pujas más el precio fue elevado a los 16,75 millones de dólares que ofreció un comprador telefónico, con el que se zanjó la venta.

Al sumarle las tasas e impuestos, el precio total que el comprador anónimo pagará por la Águila Doble de 1933 será de 18.872.250 dólares, notablemente por encima del precio estimado de entre 10 y 15 millones de dólares, y casi el doble de lo que se pagó en enero de 2013 por la moneda de 1794 Flowing Hair Dollar (el dólar de la melena suelta), considerada la más cara hasta ahora.

Por ella se desembolsó poco más de 10 millones de dólares hace más de ocho años, pero cuando se intentó volver a subastar el pasado mes de octubre, no alcanzó el precio mínimo exigido, por lo que se quedó sin vender.

La Águila Doble de 1933, de un dorado reluciente y que tiene un valor nominal de 20 dólares, fue diseñada por el conocido escultor Augustus Saint-Gaudens, y destaca porque es la única de su tipo que está aun en manos privadas, ya que el resto es propiedad de la Casa de Monedas de EE.UU.

Este modelo de moneda nunca llegó a circular, puesto que tras acuñarse fue retirada cuando el expresidente Franklin Roosevelt decidió en 1933 que EE.UU. dejaría de respaldar su moneda con las reservas de oro como medida para controlar la depresión económica que azotaba el país.

Junto a la moneda, se subastaron otros dos importantes sellos, un trío de objetos de coleccionista que habían pasado varios años en manos del diseñador Stuart Weitzman, de 79 años, quien los compró individualmente para cumplir con unos de sus anhelos.

"Era un sueño de su niñez poseer el mejor sello del mundo, la mejor moneda del mundo y el mejor sello estadounidense del mundo", explicó el director del Departamento de Libros y Manuscritos de Sotheby's, Richard Austin.

En la venta, sin embargo, decepcionó el que está considerado como el sello más preciado del mundo, el Magenta de 1 centavo de la Guyana Británica, que los expertos de Sotheby's habían estimado tenía un valor de entre 10 y 15 millones de dólares, pero cuyo precio de martillo se quedó en 7 millones de dólares tras un minuto de subasta, alcanzando los 8,3 millones al incluir las tasas e impuestos.

De este sello, expedido en 1856, sólo se conoce un ejemplar, que fue redescubierto en 1873 por un niño de 12 años aficionado a la filatelia que vivía allí con su familia y que lo encontró entre una serie de papeles, quedándoselo sin conocer su carácter extraordinariamente único.

El tercer objeto, el bloque de cuatro ejemplares del sello más popular de EE.UU., el "Jenny invertida", alcanzó un precio de martillo de 4 millones de dólares, o 4,8 millones de dólares de monto total, también por debajo del precio mínimo de 5 millones de dólares que habían calculado en Sotheby's.

Se trata de unos sellos comprados por primera vez en 1918 en los que aparece un avión biplano Curtis JN-4, apodado "Jenny", y que por un error de imprenta estaba del revés.

Helen Cook

(c) Agencia EFE