Momentos clave en la historia de amor de Gisele Bündchen y Tom Brady

·6  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, febrero 3 (EL UNIVERSAL).- Un año más, un Super Bowl más, y otro en el que Tom Brady y su esposa desde hace casi 12 años, la exsupermodelo brasileña, Gisele Bündchen, serán protagonistas. La historia de amor del quarterback de los Bucaneers y de una de las más famosas y mediáticas "ángeles" de Victoria's Secret, es una de esas que sí nos hace creer en el amor y en que quizá sí puede durar para siempre.

Gisele y Tom son una feliz pareja y junto con sus dos hijos (más uno solo de Tom), forman una adorable familia. "Realmente están más enamorados que nunca. Ellos sienten que son mejores amigos, socios y el apoyo más importante del uno para el otro. Han creado una vida perfecta juntos", dijo una fuente anónima a la revista "Life & Style".

Una afortunada blind date

Sorprendentemente, se conocieron en una cita a ciegas. "Fue en diciembre de 2006 y nunca dejaré de darle las gracias a mi amigo" dijo Tom Brady a Howard Stern en un larga entrevista en su programa de radio el año pasado, "cuando la vi entrar, pensé que era la mujer más hermosa que había visto en toda mi vida".

Por su parte, Gisele dijo a "Vogue" en 2009: "Lo supe enseguida, la primera vez que lo vi. Cuando lo mire, sonrió y pensé '¡es la sonrisa más hermosa y carismática que he visto!' Estuvimos platicando unas tres horas. Tenía que volar a Brasil a pasar Navidad y no quería irme, tenía ese sentimiento de que no había sido suficiente. Desde ese día no ha pasado uno solo en el que no hayamos hablado uno con el otro".

¡Oh, sorpresa!

Pero, apenas dos meses después de iniciada la relación, que iba viento en popa, surgieron problemas en el paraíso: la actriz Bridget Moynahan, en ese momento ya expareja de Brady, estaba embarazada del primer hijo de Tom, Jack.

"Teníamos dos meses de relación cuando Tom me dijo que su ex estaba embarazada, al día siguiente, la noticia estaba en todas partes y yo sentí que mi mundo se volteaba de cabeza" dijo Gisele en su libro "Lessons: My path to a meaningful life" (Lecciones: Mi camino hacia una vida con significado).

Al respecto, Tom dijo a Howard Stern: "Nos vimos forzados a enfrentar esta situación tan importante cuando la relación era muy nueva. Aprendí mucho de Gisele a través de cómo manejamos esta difícil situación, y ella de mí. Pero creo que todos lo hicimos de la mejor manera; afortunadamente, Jack es el hijo más increíble, mi corazón estalla cuando pienso en él, es el chico más grandioso que puedas pedir". Jack nació en agosto de 2007 y Gisele se refiere a él como "mi hijo de regalo".

Compromiso y boda

Después de sobrevivir a esta bomba, la pareja siguió fuerte y salieron durante dos años antes de comprometerse, en enero de 2009. Apenas dos meses después ¡ya estaban casados! "Planeamos la boda en solo 10 días y fue perfecta" dijo Tom Brady en una entrevista con "GQ", "nos casamos, nos regresamos a la casa, asé unos New York steaks, comimos pastel y helado, bebimos champagne. ¡Fue una gran noche! Entiendo a la gente que quiere hacer su boda con 200 invitados y todo eso, pero creo que realmente fue especial tener solo a nuestros padres ahí".

Sin embargo, y no obstante estas declaraciones, la pareja tuvo un segundo festejo de boda en Costa Rica al que invitaron a más miembros de sus respectivas familias.

La familia crece

En diciembre de 2009, Tom y Gisele recibieron a Benjamin, su primer hijo juntos, pero al parecer, su nacimiento no fue el mejor momento para el matrimonio. "Estás exhausta y no eres la mejor compañera", reveló Gisele en sus memorias, "cuando alguien a quien amas es feliz, tú eres feliz y cuando está triste, estás triste también". Pero, por lo que puede verse, la pareja superó la prueba y, exactamente tres años después, recibieron a su segunda bebé, Vivian.

Algunos baches en el camino

En 2012, Gisele se sintió obligada a "defender" a su esposo después de que perdieron el Super Bowl XLVI de los Patriots contra los New York Giants. "Mi esposo no puede lanzar el balón y cacharlo al mismo tiempo. ¡No puedo creer que hayan dejado caer el balón tantas veces!" declaró Gisele después del juego. Ella siempre ha sido el apoyo más visible de Brady, pues siempre está ahí cuando se trata de un juego importante.

En 2015, surgió el escándalo bautizado como "deflategate", Brady fue acusado de solicitar que se desinflaran los balones durante el juego de campeonato de la AFC en los playoffs previos al Super Bowl 2014-2015, en ese momento, una fuente reveló a la revista "US Weekly" que las cosas se pusieron "tensas" entre la pareja, pero, poco después, Brady declaró a una estación de radio en Boston, "Estamos en un buen lugar, es todo lo que diré".

Y después, todo bien...

El enero de 2019 se pudo ver en redes sociales a Gisele, feliz, brincando arriba y abajo celebrando que los Patriots, equipo en el que entonces jugaba el astro del futbol, habían asegurado su lugar en el Super Bowl LIII. Era la novena vez que Brady estaba en una final y él no olvidó quien lo había apoyado todo este tiempo: "Primero que nada quiero decirle 'hola' a mi esposa, te amo tanto" dijo en una entrevista después del partido.

En febrero de 2019 cumplieron diez años de matrimonio y ambos se dedicaron amorosos mensajes en Instagram, hablaron de los retos que han superado y de como son el amor de la vida uno del otro. En su aniversario 11, el año pasado, prácticamente replicaron los mismos sentimientos.

Tom atribuye el éxito del matrimonio a su forma de comunicarse. "Hablamos de cómo nos sentimos en el momento, no seis meses después, y eso nos ha ayudado mucho" dijo en una entrevista con el canal E! "Otra cosa es que no es que por ser yo un jugador de futbol, su vida se vaya a detener. Un reto para nosotros es que ambos somos personas muy ambiciosas, y muchas veces yo estoy yendo en una dirección y ella en otra. Yo estoy en el futbol, ella en sus cosas y ambos con los chicos".

A pesar de esto, según reveló Tom a Howard Stern, hace un par de años, Gisele tuvo que hacerle notar que no estaba haciendo realmente nada por su hogar. "Ella me dijo que estaba jugando futbol todo el año y que cuando terminaba la temporada, dedicaba mi tiempo a mis negocios y nunca dedicaba tiempo a nuestra casa o llevaba a los chicos a la escuela", así que se decidió a hacer una "gran transición" y ayudar a que ella se sintiera más satisfecha en el matrimonio.

"Ella es un espíritu libre, una especie de papalote volando hacia donde la lleva el viento" dijo Tom en su entrevista de 2019 con "GQ", "y a veces tengo que tirar fuerte para detenerla, pero sabe que siempre estoy ahí para ella".