Moldavia: Aumenta la preocupación en la frontera con Transnistria

·1  min de lectura

Desde las explosiones y atentados de la semana pasada en el autoproclamado Estado de Transnistria, los habitantes de los pueblos fronterizos están preocupados. En Serpeni, en la orilla derecha del río Dniéster, las familias se reunieron el domingo para celebrar una fiesta religiosa. RFI conversó con habitantes del lugar.

Con la enviada especial de RFI a Serpeni, Juliette Gheerbrant

El sacerdote camina con un hisopo entre los pasillos, los niños juegan entre las tumbas de tierra en las que las familias han depositado ofrendas. Este año, con la guerra, la Pascua tiene un sabor particular. "¿Va a empeorar la situación? ¿Está Moldavia en peligro? No quiero creerlo. Pero, desgraciadamente, tampoco quería creer en la hipótesis de un ataque a Ucrania", dice Nadejda Luca, una profesora jubilada que no se siente en peligro, quizás equivocadamente, dice.

Su colega Raissa Mihalas, que solía enseñar francés, está más preocupada. "Ya tuvimos una guerra en 1992 (...) pero no nos iremos", dice.

"Elegir con quién queremos vivir”

Entre los jóvenes prevalece la confianza. "Mientras no tengamos información clara por parte de las autoridades de que existe un peligro concreto, nos limitamos a permanecer alerta. De alguna manera te acostumbras y esperas en lugar de entrar en pánico", dice Cristina Luca, una de las pocas personas que aún viven en el pueblo.

La joven explica que siente compasión por sus vecinos de Transnistria, personas que, según ella, están desgarradas, infelices, víctimas de un poder autoritario y que no deciden su propio destino. La semana pasada, muchas personas del Estado escindido cruzaron los puestos de control hacia la República de Moldavia.


Leer más

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.