“Estamos en modo supervivencia”: la pesadilla de argentinos que viven en Texas y quedaron atrapados en la tormenta polar

Lucía Sol Miguel
·5  min de lectura
Mientras sufre una crisis energética, Texas atraviesa las temperaturas más bajas registradas en 30 años
Gentileza

Dos cacerolas hierven en las hornallas de Jennifer Ingrey. En su interior hay nieve derritiéndose. Este es el único recurso que tiene para conseguir agua desde que una de las peores tormentas invernales de las últimas décadas cortó todos los servicios en Texas y en otros estados del sur de Estados Unidos, afectando a más de 100 millones de personas.

“Estamos en modo supervivencia. No tengo agua desde el lunes a la madrugada. Junto nieve en cacerolas y la derrito para ponerla en el tanque del inodoro”, dijo Ingrey, una argentina que vive en Dallas hace varios años. Las empresas de servicios de agua, afectadas por cortes de luz y por la helada que congeló las cañerías y las hizo estallar, se vieron obligadas a suspender sus servicios en gran parte del estado. Además, aconsejaron a los vecinos hervir el agua potable, ya que las plantas potabilizadoras también están fallando.

En Texas, varios derriten nieve para poder utilizarla ante los cortes de agua
genitleza


En Texas, varios derriten nieve para poder utilizarla ante los cortes de agua (genitleza/)

Cerca de tres millones de usuarios continúan sin energía en el día de hoy desde el fin de semana luego de que el temporal golpeara fuertemente la red del estado, generando una crisis energética. “Estamos sin luz desde el domingo a la noche. Se congelaron las plantas de energía y nos están dando electricidad dos veces por día o a veces solo una vez por día, durante una y tres horas”, explicó Ingrey a LA NACION.

Estalactitas de hielo colgaban de los grifos de las cocinas en Houston, las ambulancias en San Antonio no pudieron satisfacer la creciente demanda y el gobierno del condado en la costa de Galveston pidió camiones refrigerados para los cadáveres que esperan encontrar en casas congeladas e impotentes. Con -25°, la capital de Oklahoma registró la temperatura más baja desde 1899.

Austin Energy, una empresa que abastece a la capital de Texas, advirtió a sus clientes que estén preparados ante la posibilidad de que los cortes de luz masivos continúen incluso más allá de este miércoles. “Si tienen energía, intenten vivir como si no tuviesen”, instó el alcalde de Austin, Steve Alder.

Desconfiados, miles de militares norteamericanos se niegan a vacunarse contra el coronavirus

El Consejo de Confiabilidad Eléctrica de Texas (Ercot) informó hoy que más de 600.000 hogares recuperaron el servicio durante la noche, pero aún quedan 2,7 millones de usuarios sin energía.

Millones de personas en Texas enfrentan su tercer día sin gas, mientras el 73% de Estados Unidos permanece cubierto de nieve. “Por suerte tengo chimenea a gas y puedo prenderla, pero la compañía está mandando muy poco porque están tratando de ahorrar gas. Las señoras de enfrente por suerte pusieron el auto en la calle y lo usan para calentarse, porque hay gente que falleció por la acumulación de gas del auto en el garage”, contó Ingrey.

La nieve cubre completamente las calles y las veredas, dificultando la circulación
Gentileza


La nieve cubre completamente las calles y las veredas, dificultando la circulación (Gentileza/)

La tormenta de nieve, originada según expertos por el calentamiento de los polos, se cobró la vida de 30 personas alrededor del país. Las autoridades informaron que recibieron al menos 300 llamadas relacionadas con la intoxicación por monóxido de carbono. El domingo, Joe Biden declaró el estado de emergencia, luego de que se registraran las temperaturas más frías en 30 años.

Muchos comercios tuvieron que bajar momentáneamente la persiana. “En la tele dicen que va a haber problemas con la distribución de víveres para los supermercados, porque las autopistas están congeladas y cubiertas de nieve. Otras ciudades, como Nueva York, por ejemplo, están preparadas con camiones que tiran sal o limpian las calles, pero acá no tenemos eso”, aseguró Ingrey, quien logró abastecerse antes de que comenzara el temporal. “Hay gente que no tiene comida”.

Una mujer conoció a su bebé recién nacido después de 20 días en terapia intensiva por Covid-19

“El sábado el supermercado era un caos. Los estacionamientos estaban repletos y había colas de gente. Ayer las góndolas estaban completamente vacías. Hay supermercados que están sin luz, pero igual abren las puertas por si la gente necesita comprar cosas. Van a comprar con linternas”, contó a LA NACION María Andrea Busico–Flight, una argentina que reside en una ciudad al norte de Dallas desde 2007.

Busico-Flight es maestra. Desde agosto, las clases son online y también presenciales. “Pensamos que íbamos a poder hacer todo online al ver el pronóstico. Pero tuvimos que cancelarlas, porque con los cortes de luz y sin internet no se puede pretender que la gente use la poca conectividad que tiene para eso”, expresó.

Los supermercados presentan escasez de productos ya que el transporte de los víveres hasta los comercios se dificulta por las rutas congeladas.
Gentileza


Los supermercados presentan escasez de productos ya que el transporte de los víveres hasta los comercios se dificulta por las rutas congeladas. (Gentileza /)

El estado de Texas no está preparado para enfrentar lo que el Servicio Meteorológico definió como “el peor de todos los eventos invernales”. “Las estructuras de las casas en esta zona son de madera, entonces te acercas a la pared y está superfría. Entra frío por la ventana. La temperatura llegó a los -18 grados centígrados y la sensación térmica no quisimos ni mirar”, precisó la docente. “El término locura lo define bastante bien”.

Tuberías congeladas y reventadas, veredas indistinguibles, garajes cubiertos de hielo. Los vecinos utilizan agua hirviendo y bolsas protectoras para evitar que se hielen los alrededores de sus casas. “La pileta se congeló. La capa de hielo era de 4 centímetros de grosor aproximadamente. Tuvimos que romper el hielo a patadas para evitar que al congelarse más se expanda y rompa las cerámicas y el yeso de las paredes de la pileta”, lamentó María Andrea.

En esta imagen, el esposo de María Andrea Busico-Flight intenta romper la capa de hielo de la pileta, congelada por las bajas temperaturas
Gentileza


En esta imagen, el esposo de María Andrea Busico-Flight intenta romper la capa de hielo de la pileta, congelada por las bajas temperaturas (Gentileza/)

La ola de frío también obligó a cerrar los centros de vacunación de Covid-19 durante varios días y dificultó la entrega de dosis. “La gente no puede ir a vacunarse. Si alguien tuviese que ir de emergencia, no sé cómo podríamos llegar”, explicó Laurence Alden, estadounidense viviendo en Texas.

“Intentamos llamar al 911 y estuvimos en el teléfono esperando durante 47 minutos. Si llamás al 311, la línea de servicios de la ciudad, nadie contesta. Imaginá la frustración de la gente, siente que está sola”, agregó Alden en conversación con LA NACION.

Coronavirus: la UE compra a Moderna 300 millones de dosis más de su vacuna

“En 2011 Texas tuvo el mismo problema. El gobernador dijo que iba a arreglar todas las plantas de energía y tenerlas listas para enfrentar otra helada. La gente está enojadísima con el gobernador porque nunca hizo nada con las redes de energía”, contó Ingrey.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, declaró el martes la reforma de Ercot en la legislatura del estado. “Esto es inaceptable”, sentenció.