Modi promete una India inclusiva tras su impresionante victoria electoral

Por Alasdair Pal y Abhirup Roy
Foto de archivo del primer ministro indio Narendra Modi dando la mano al presidente del BJP, Amit Shah, durante una ceremonia en la sede del partido, en Nueva Delhi. 21 de mayo de 2019. REUTERS/Anushree Fadnavis.

Por Alasdair Pal y Abhirup Roy

NUEVA DELHI/CALCUTA, 23 mayo (Reuters) - El primer ministro indio, Narendra Modi, prometió el jueves unir al país después de lograr una gran victoria electoral, la cual dejó a su partido en camino de aumentar su mayoría con un mandato proempresarial y una postura dura sobre la seguridad nacional.

Los datos oficiales de la Comisión Electoral mostraron que el Partido Bharatiya Janata (BJP, por sus siglas en inglés), la agrupación hindú-nacionalista de Modi, conseguiría 300 de los 542 escaños en disputa, por encima de los 282 que ganó en 2014 y más de los 272 necesarios para obtener la mayoría en la Cámara baja del Parlamento.

Este resultado le daría además la primera mayoría consecutiva a un solo partido desde 1984.

"Juntos construiremos una India fuerte e inclusiva", dijo Modi en Twitter. "¡India gana una vez más!".

La victoria de Modi impulsaba a los mercados financieros, ya que los inversores esperan que su gobierno continúe con las reformas económicas. El primer ministro estará bajo presión para brindar oportunidades de trabajo a las decenas de millones de jóvenes que ingresarán al mercado laboral en los próximos años y para aumentar los ingresos del atribulado sector rural.

"Los desafíos inmediatos son abordar el empleo, el problema de los ingresos agrícolas y reactivar el sector bancario", dijo Madan Sabnavis, economista jefe de Care Ratings en Bombay.

Pero cumplir con su promesa de unidad será difícil, ya que la campaña del BJP fue a menudo divisiva y los miembros de la minoritaria comunidad musulmana han expresado temores de ser tratados como ciudadanos de segunda clase.

Su promesa de asumir una posición firme contra un movimiento separatista en la región de Cachemira, de mayoría musulmana, ha aumentado las tensiones con Pakistán, un país que también posee armas nucleares.

Miembros de su partido también quieren que tome una línea más dura en materia de seguridad nacional, así como que construya un templo hindú en el sitio donde estaba emplazada una mezquita que fue demolida por una mafia hindú en Ayodhya en 1992.

"Quiero que Modi termine el terrorismo en Cachemira y haga que Pakistán muerda el polvo una y otra vez", dijo Shekhar Chahal, un trabajador del BJP de Nueva Delhi. "Confío en que Modi también hará el templo en Ayodhya".



(Reporte de Alasdair Pal, Aftab Ahmed, Sanjeev Miglani, Nigam Prusty, Neha Dasgupta, Devjyot Ghoshal y Munsif Vengattil en NUEVA DELHI, Subrata Nag Choudhury y Abhirup Roy en CALCUTA y James Mackenzie en ISLAMABAD. Escrito por Alasdair Pal. Editado en español por Rodrigo Charme)