Moderna, la pequeña compañía que quiere acabar con la pandemia

Fachada de la sede de Moderna en Cambridge, Massachusetts