Modelo Homologado de Justicia Cívica logra acuerdos de paz en Neza

·2  min de lectura

NEZAHUALCÓYOTL, Méx., diciembre 16 (EL UNIVERSAL).- Desde que se puso en funcionamiento en Nezahualcóyotl, en octubre pasado, el primer Centro de Justicia Cívico del Estado de México, que forma parte del nuevo Modelo Homologado de Policía y Justicia Cívica del país, se han logrado 90 acuerdos de paz con los que se evitaron conflictos entre vecinos que pudieron generar hechos de violencia. Entre los acuerdos establecidos se encuentran los relacionados por accidentes viales. Uno de ellos fue el de un ciudadano que causó un percance vehicular y, luego de un convenio conciliador cubrió su sanción sembrando 27 árboles y dos palmeras en el camellón afectado por el incidente.

"El nuevo modelo de Justicia Cívica es un instrumento jurídico para la atención y sanción de faltas administrativas de manera única en el Estado de México, al privilegiar la prevención del delito y el respeto de los derechos humanos en la solución de problemáticas o conflictos comunitarios, principalmente de actos contra el orden público, el bienestar colectivo, el medio ambiente, la propiedad y de carácter vial, logrando no solo sancionar al ciudadano, sino hacerlo participe de la solución, aportando un beneficio común para la población en general", explicó el alcalde Juan Hugo de la Rosa. Otro conflicto que se ha resuelto por este modelo fue el de la obstrucción de una calle por pacientes que acuden a una clínica de neurología. El acuerdo fue instaurar un control de acceso a la calle. Otros residentes que tuvieron una riña por espacio en la vivienda determinaron no tener ningún contacto físico ni verbal. Otro problema generado por los excesivos ladridos de los perros de un habitante se resolvió al respetar los niveles de ruido.

El Modelo Homologado de Policía y Justicia Cívica pretende implementarse a nivel nacional para atender delitos comunes, con lo que se busca solucionar a conflictos sociales, comunitarios y faltas administrativas que se han incrementando durante la contingencia generada por la pandemia de Covid 19. Con la nueva propuesta de impartición de justicia se busca la prevención de la violencia y la restitución de los derechos humanos por lo que las personas infractoras y/o involucradas en un conflicto más allá de ser criminalizadas deberán ser vistas como potenciales agentes de cambio dentro de sus comunidades.

"Cambia por un lado la perspectiva de la forma de hacer justicia municipal de un modelo recaudatorio que es el que hemos venido aplicando, pasamos a un modelo que está orientado a resolver los problemas y a atender de fondo los conflictos que surgen de nuestras comunidad, los problemas que surgen al interior de los hogares, en nuestras calles, familias y vecinos", mencionó el alcalde Juan Hugo de la Rosa. Actualmente solo 15 municipios del país aplican este nuevo método de atención a delitos comunes que eran atendidos por los jueces conciliadores.