MLB rechaza propuesta de 114 partidos sin recorte salarial

RONALD BLUM
En foto de archivo del24 de abril del 2013 el segunda base de los Indios de Cleveland Jason Kipnis sobre el logo de las Grandes Ligas. El miércoles 3 de junio del 2020 las Grandes Ligas rechaza la propuesta de los jugadores de disputar una temporada regular de 114 partidos sin recortes salariales suplementarios dijo a The Associated Press una persona con conocimiento de las negociaciones. (AP Photo/Charles Rex Arbogast, File)

NUEVA YORK (AP) — Las Grandes Ligas rechazaron la propuesta de los jugadores, de disputar una temporada regular de 114 partidos sin recortes salariales adicionales, ante las demoras causadas por la pandemia de coronavirus.

Asimismo, la oficina de las mayores advirtió al sindicato de peloteros que los clubes no tienen siquiera motivos para pensar que será posible disputar 82 juegos en la campaña regular, por lo que discutirán una opción que contempla incluso menos encuentros.

Los jugadores difundieron su propuesta el domingo, cinco días después de que las Grandes Ligas les presentaron un plan económico inicial. La campaña se pondría en marcha el 30 de junio y la temporada regular se extendería hasta el 31 de octubre, cinco semanas después de la fecha del 27 de septiembre que MLB planteó al ceñirse al calendario original.

Los directivos sugirieron que podrían disputar una temporada regular abreviada a 50 juegos, lo que derivaría en que los peloteros recibieran alrededor del 30% de los salarios que se consideraban en un acuerdo de paga prorrateada, el que había accedido el sindicato en marzo.

“Ustedes nos confirmaron el domingo que los jugadores están unidos en su postura de que no aceptarán menos del 100% de sus salarios prorrateados, y nosotros no tenemos otra opción que aceptar ese planteamiento”, escribió Dan Halem vicecomisionado de las mayores, en una carta enviada el miércoles a Bruce Meyer, el principal negociador del sindicato.

The Associated Press obtuvo esa misiva.

“Con base en esa posición, las opiniones manifestadas en su contrapropuesta, el riesgo significativo de extender la temporada regular más allá de septiembre y el hecho de que hemos incumplido nuestro plazo del 1 de junio a fin de reanudar la temporada para el 10 de junio, no tenemos motivo alguno para creer que sea posible una solución negociada de 82 juegos”, escribió Halem.

“No obstante, el comisionado está comprometido con jugar béisbol en 2020”, añadió. “Ha comenzado discusiones con los dueños sobre la realización de una temporada más corta sin fanáticos”.

Halem concluyó la carta diciéndole a Meyer: “Estamos listos para discutir cualquier idea que puedan tener y que pueda llevar a un acuerdo a fin de reanudar los juegos sin acceso regular de los fanáticos en nuestros estadios”.

Las Grandes Ligas informaron al sindicato que no tenían interés en extender la temporada hasta noviembre, debido al temor de que una segunda ola de casos de coronavirus podría interrumpir los playoffs y comprometer 787 millones de dólares en ganancias por transmisión.

Halem citó las conclusiones del doctor Ali Khan Dean, del Colegio de Salud Pública en la Universidad de Nebraska, quien fungió como consultor de las Grandes Ligas en materia de padecimientos infecciosos.

“Lo mejor para los intereses colectivos y de los jugadores no es comenzar una campaña de 2020 y subsecuentemente vernos obligados a suspenderla o cancelarla antes de que se complete una postemporada”, escribió Halem. “El doctor Khan y su equipo nos han recomendado que, para reducir al mínimo el riesgo de una demora o cancelación posterior de la temporada de 2020 debemos dedicarnos a completar la campaña y la postemporada lo más pronto que se pueda en el otoño... Además, su propuesta ignora las realidades de las condiciones meteorológicas en muchas partes del país durante la segunda mitad de octubre. Si tenemos programados muchos juegos a finales de octubre, estarán plagados de cancelaciones”.

Los equipos y jugadores esperan empezar la temporada sin público en los estadios. Los clubes sostienen que sufrirían grandes pérdidas si no se recortan más los salarios.

Las partes alcanzaron el 26 de marzo un acuerdo en que los peloteros aceptaron salarios prorrateados a cambio de 170 millones de dólares en pagos adelantados y la garantía de que, si se cancela la temporada, cada jugador obtendrá el tiempo de servicio del 2020, equitativo al que tuvieron en el 2019.

El acuerdo pidió negociaciones “de buena voluntad” sobre jugar con estadios vacíos o en una sede neutral. El sindicato dijo que no aceptará recortes adicionales.

La propuesta del 26 de mayo recortaría los salarios del 2020 de unos 4.000 millones a aproximadamente 1.200 millones de dólares, sin incluir bonos por firma de convenios, paga por terminación ni opciones por rescisión. Habría un bono de 200 millones de dólares a repartir entre los jugadores si la postemporada se completa.

El plan establecería una escala descendente de recortes. Los jugadores que ganan el mínimo de 563.500 dólares obtendrían el 47% de su salario original y aquellos en la cima, liderados por Mike Trout y Gerrit Cole con 36 millones, recibirían menos del 23%.

La oferta del sindicato colocaría los salarios en 2.800 millones, dejando a los jugadores aproximadamente con el 70% de su salario original.