La mitad de Shanghái logra el "cero COVID", pero la ciudad continúa su política "insostenible"

·3  min de lectura
Brote de COVID-19 en Shanghái

Por Brenda Goh y Martin Quin Pollard

SHANGHÁI/PEKÍN (Reuters) - Las autoridades de Shanghái dijeron el miércoles que la mitad de la ciudad ha alcanzado el estatus de "cero COVID", pero que las inflexibles restricciones deben seguir en vigor en virtud de una política nacional que el director de la Organización Mundial de la Salud calificó de "insostenible".

Los datos publicados por Shanghái, en su sexta semana de duro confinamiento, mostraron que la ciudad no registró el martes ningún caso de COVID-19 fuera de las zonas sometidas a las restricciones más estrictas, algo que ocurre por primera vez desde el 1 de mayo.

La mitad de los 16 distritos de la ciudad han alcanzado el estatus de "cero COVID" al no haber registrado ningún caso de este tipo durante tres días.

A pesar de haber alcanzado este importante hito, las autoridades afirmaron que no es el momento de relajar las restricciones.

"Debemos reconocer claramente que la situación actual no es estable y que el riesgo de repunte sigue existiendo", dijo Zhao Dandan, subdirector de la comisión de salud de Shanghái, en una conferencia de prensa celebrada en línea.

El enfoque chino de "cero COVID" ha supuesto que cientos de millones de personas en decenas de ciudades se enfrenten a diversos grados de restricción al movimiento, siendo las de Shanghái las circunstancias más estrictas.

Pekín dijo el miércoles que ha detectado 37 nuevas infecciones el 10 de mayo, la cifra diaria más baja desde el 26 de abril. Los casos de Shanghái se redujeron a su nivel más bajo desde el 23 de marzo, con 1.487.

El confinamiento, aplicado de forma inflexible, ha causado un importante daño económico tanto en China y como fuera del país, y ha tenido un enorme impacto psicológico en muchas personas, lo que ha provocado inusuales manifestaciones de ira contra las autoridades.

En Pekín, donde las autoridades intentaban evitar una situación similar a la de Shanghái, muchos negocios han echado el cierra y se ha pedido a un gran número de personas que trabajen desde casa, en un esfuerzo por acabar con un brote de decenas de casos diarios.

En unos comentarios públicos poco frecuentes sobre la gestión de la pandemia por parte de un Gobierno, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo el martes que la política de tolerancia cero de China con respecto al COVID-19 no es sostenible, teniendo en cuenta lo que ahora se sabe del virus.

El jefe de la OMS firmó que la existencia de mejores herramientas para luchar contra el COVID sugiere que ha llegado el momento de cambiar el enfoque. China, que ha mantenido sus fronteras prácticamente cerradas a los viajes internacionales durante dos años, es un caso atípico, mientras gran parte del mundo trata de convivir con el virus.

Una publicación de Naciones Unidas en Weibo con los comentarios de Tedros fue eliminada de la plataforma de mensajería el miércoles, poco después de ser publicada. Naciones Unidas y Weibo no respondieron inmediatamente a las solicitudes de comentarios

La plataforma de mensajería WeChat bloqueó el intercambio de una publicación similar de la ONU, citando una "violación de las normas".

(Reporte de las redacciones de Pekín y Shanghai; redacción de Marius Zaharia; edición de Simon Cameron-Moore; traducción de Darío Fernández)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.