La mitad de latinos consideran el COVID-19 "una gran amenaza" para su salud

Agencia EFE

Los Ángeles, 26 mar (EFE News).- La mitad de los hispanos que residen en el país consideran que el nuevo coronavirus es "una gran amenaza" para su propia salud y la de su familia, según un estudio publicado este jueves por el centro de investigación Pew.

Esa proporción es igual a la de la población afroeamericana, pero es notablemente superior a la registrada entre los blancos, ya que solo 30 % de ese segmento del país cree que el COVID-19 supone una "gran amenaza" sanitaria.

Lo que sí comparten 88 % de los estadounidenses es que la pandemia del coronavirus es un riesgo importante para la economía del país, que ya han empezado a notar los primeros efectos en forma de despidos y cierres de negocios.

Según la encuesta del Pew, los hispanos, la gente joven y las personas de bajos ingresos se han visto especialmente afectados por los impactos laborales del coronavirus.

Casi la mitad de los hispanos (49 %) aseguran que en su hogar alguien perdió su trabajo o recortó su salario debido a la pandemia, un dato por encima del registrado entre los afroamericanos (36 %) y los blancos (29 %).

En California los datos son parecidos a los de nivel nacional, de acuerdo con un sondeo de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes (CHIRLA) revelado el miércoles, dado que también la mitad de los inmigrantes latinos se consideran en gran riesgo de contraer el nuevo coronavirus.

La encuesta realizada por CHIRLA a 1.222 residentes entre el 12 y el 14 de marzo reveló que la pandemia ha causado un fuerte impacto entre la comunidad inmigrante, especialmente en cuanto al riesgo que representa la enfermedad para su salud y su economía.

Además, la pandemia ha obligado a muchas empresas a enviar a su personal a trabajar desde casa, pero esta no es una solución para todos los segmentos de la fuerza laboral y los hispanos son el grupo que menos puede realizar teletrabajo, con apenas 16,2 %, señaló a Efe esta semana la economista Elise Gould, del Economic Policy Institute.

De hecho, solamente uno de cada seis hispanos está capacitado, dispuesto o desempeña una actividad que puede ser transferida al teletrabajo, una opción que se impone en momentos en que se restringe cada vez más el movimiento de las personas para tratar de frenar el contagio del COVID-19.

(c) Agencia EFE