La mitad de los estadounidenses cree que deberían enjuiciar a Trump por los documentos en Mar-a-Lago

·3  min de lectura

La mitad de los estadounidenses piensa que Donald Trump debería ser procesado por almacenar archivos ultrasecretos en Mar-a-Lago, según una nueva encuesta.

Y casi seis de cada 10 piensan que actuó de manera inapropiada al guardar cajas de información clasificada en su residencia de Florida, en comparación con el 26 por ciento que cree que estuvo bien, según la encuesta de la Universidad de Quinnipiac.

Más de las tres cuartas partes (76 por ciento) de los estadounidenses dijeron que estaban siguiendo de cerca las noticias de la redada en Mar-a-Lago.

Y poco menos de dos tercios (64 por ciento) de los votantes encuestados dijeron que pensaban que las acusaciones eran muy serias o serias.

“Mientras el Departamento de Justicia sopesa la evidencia, los estadounidenses han estado poniendo mucha atención y ya llegaron a su propio veredicto: el presunto almacenamiento de documentos clasificados por parte del expresidente Trump fue muy grave, muy incorrecto, y la mitad de los estadounidenses cree que fue un acto criminal”, destacó el analista de encuestas Tim Malloy de la Universidad de Quinnipiac.

Las cifras se dividieron de acuerdo con las posturas políticas.

El 86 por ciento de los demócratas opinó que Trump debería ser procesado, en comparación con solo el nueve por ciento de los republicanos.

Por otra parte, el 67 por ciento de los encuestados dijo que creía que la democracia estadounidense está en peligro de colapsar, lo cual representa un aumento del nueve por ciento desde enero.

La mitad de los estadounidenses dice que Trump debería ser procesado por el mal manejo de documentos clasificados (Getty Images)
La mitad de los estadounidenses dice que Trump debería ser procesado por el mal manejo de documentos clasificados (Getty Images)
Una clara mayoría de estadounidenses no quiere que ni Biden ni Trump vuelvan a postularse en 2024 (Associated Press)
Una clara mayoría de estadounidenses no quiere que ni Biden ni Trump vuelvan a postularse en 2024 (Associated Press)

La encuesta también muestra signos alentadores para el presidente Joe Biden. Su índice de aprobación laboral ha mejorado del 33 por ciento en julio al 41 por ciento, su cifra más alta desde septiembre pasado.

El 52 por ciento desaprueba su desempeño.

El mayor cambio en sus cifras de aprobación se observó en el ámbito de economía, donde su índice de aprobación mejoró del 28 por ciento en julio al 53 por ciento después de una serie de victorias legislativas.

Malloy calificó el cambio de Biden como una “remontada de verano”.

“El número de aprobación del presidente Biden regresó a la marca tan difícil de alcanzar del 40 por ciento, ya que cuenta con un mayor apoyo entre los adultos jóvenes que bien podrían sentirse alentados por la decisión de Biden de condonar parte de la deuda estudiantil”, dijo Malloy.

Una clara mayoría de estadounidenses también declaró que preferiría no ver a Biden ni a Trump postularse nuevamente en las próximas elecciones presidenciales.

Alrededor del 67 por ciento dijo que Biden no debería buscar una reelección, mientras que el 62 por ciento no quiere que Trump se postule por tercera vez en 2024.

El jueves, una jueza federal en Florida escuchó los argumentos de los fiscales y los abogados de Trump sobre si conceder la solicitud del expresidente de designar a una autoridad especial para revisar los documentos que el FBI incautó de su casa en agosto.

La jueza federal de distrito, Aileen Cannon, también dijo que aplazaría la decisión sobre si revelar un inventario más detallado de los bienes incautados que el Departamento de Justicia presentó bajo sello ante el tribunal.

Los documentos se encontraban entre los secretos mejor guardados del gobierno de los EE.UU. e incluían información delicada obtenida de informantes e inteligencia de señales [información recopilada a partir de señales electromagnéticas].

Trump ha tratado de restar importancia a las preocupaciones del gobierno y acusó al Departamento de Justicia de escalar la situación incluso después de que entregó cajas de documentos a los Archivos Nacionales y permitió que agentes del FBI visitaran su casa en junio.