Misterioso hallazgo: descubren 28 cuerpos sin dientes enterrados hace 600 años en una cueva

·2  min de lectura
Los expertos descendieron a las profundidades de una cueva en Gabón, África, para estudiar los cadáveres
La Vanguardia

Un grupo de arqueólogos descubrió 28 cuerpos que fueron sepultados en una cueva de Gabón hace 600 años. A los cadáveres les habían arrancado los dientes y, a juzgar por los elementos hallados en las tumbas, los expertos concluyeron que se trata de miembros de la aristocracia y sus sirvientes.

Shock científico: el objeto que cambia todo lo que sabemos sobre los neandertales

De acuerdo con un estudio publicado en la revista de arqueología Antiquity, los restos encontrados en la cueva de Iroungou fueron enterrados allí entre los siglos XIV y XV. Junto a los cuerpos fueron descubiertos diversos elementos de metal que señalan el elevado status de los difuntos.

Los esqueletos fueron hallados junto a elementos metálicos que indican que se trataba de personas de la aristocracia
La Vanguardia


Los esqueletos fueron hallados junto a elementos metálicos que indican que se trataba de personas de la aristocracia (La Vanguardia/)

Sin embargo, eso no fue lo más llamativo del hallazgo. Tras examinar a los esqueletos, los arqueólogos detectaron que a todos les habían sustraído algunos de sus dientes, provocando cambios ostensibles en sus rostros.

Las víctimas no tenían incisivos y eso modificó el aspecto de su cara
La Vanguardia


Las víctimas no tenían incisivos y eso modificó el aspecto de su cara (La Vanguardia/)

Encabezado por el doctor Richard Oslisly, de la Agence Nationale des Parcs Nationaux de Gabón, el equipo de especialistas debió descender en rapel 25 metros. Para poder estudiar el lugar, tuvieron que hacer un recorrido similar al que hicieron los cadáveres hace unos 600 años, cuando fueron bajados o arrojados a través del mismo agujero.

Los cursos gratuitos de la Universidad de Harvard: cuáles son y cómo aprovecharlos

Se sabe muy poco sobre las prácticas funerarias en el África central occidental precolonial, debido a la falta de fuentes escritas y a la muy mala conservación de los restos humanos. Pero la preservación de estas evidencias de la cueva de Iroungou es excepcional”, describió Sebastien Villotte, uno de los autores principales de la investigación.

Precisamente por el buen estado de conservación de los huesos, se pudieron identificar tanto mujeres como hombres de distintas edades. En un próximo paso, se intentará extraer ADN de algunos de los cuerpos para realizar un estudio más profundo.

Los arqueólogos tuvieron que descender 25 metros en la cueva para estudiar los restos
La Vanguardia


Los arqueólogos tuvieron que descender 25 metros en la cueva para estudiar los restos (La Vanguardia/)

Sobre la extracción de los dientes, los arqueólogos explicaron que esto provocó un cambio drástico en la forma de la cara, quizás como una manera de indicar la pertenencia a un determinado grupo o clase social. “La modificación dental intencional tiene una larga historia en África, pero la extracción de los cuatro incisivos superiores es una forma relativamente poco común”, apuntó Villotte.

En el entierro se encontraron cientos de objetos de metal, como azadas, cuchillos, hachas y joyas. La mayoría de estos artefactos eran fabricados con hierro de la zona, aunque otros eran de cobre proveniente desde cientos de kilómetros, lo que marcaría la pertenencia a la aristocracia de la época.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.