Misterio en Rusia: un multimillonario dice ser el propietario del "palacio de Putin"

LA NACION
·1  min de lectura

MOSCÚ.- El multimillonario Arkadi Rotenberg, un hombre cercano al presidente ruso, Vladimir Putin, y que es objeto de sanciones occidentales, afirmó el sábado ser el propietario del "palacio" que el opositor encarcelado Alexei Navalny atribuye al mandatario.

"Llegué a un acuerdo con los acreedores hace unos años y me convertí en beneficiario de este sitio", dijo Rotenberg, citado por su servicio de prensa, a las agencias rusas, añadiendo que tenía la intención de transformar la residencia en "apart hotel".

"Todo se hace muy cuidadosamente, con eficacia y profesionalmente. Espero que terminemos la construcción del hotel en unos años", declaró el empresario, exsocio de judo de Putin.

Navalny, principal opositor ruso, acusó en una investigación con 100 millones de vistas en YouTube a Putin de ser el beneficiario de un opulento e inmenso "palacio" a las orillas del Mar Negro, cuya construcción habría costado más 1.200 millones de dólares.

Putin negó estas acusaciones, que según él estaban destinadas a "lavar el cerebro" de los rusos e incitarlos a ir a manifestarse. El equipo de Navalny -que está detenido- organizó un primer día de protestas el sábado pasado y planea nuevas acciones el domingo.

La televisión de Estado rusa difundió, por su parte, imágenes de la residencia aún en construcción y lejos del lujo y la opulencia descritas por el opositor, prueba según ella de una manipulación del equipo de Navalny.

Los aliados de Navalny han asegurado que la residencia está actualmente en obras debido defectos debidos a la "negligencia" durante su construcción inicial, y que Putin es el beneficiario por medio de un alias.

TE PUEDE INTERESAR

La creciente indignación contra Putin en Rusia que está detrás de las mayores protestas en décadas

Tensión en Rusia: por qué las marchas opositoras esta vez ponen nervioso a Vladimir Putin

EN VIDEO: Rusia exige a EEUU que deje de interferir por condena a detenciones violentas

Agencia AFP