Misterio por muerte de soldado de EEUU durante videochat

WASHINGTON (AP) — Investigadores del ejército estadounidense no encontraron herida de bala y tampoco tienen evidencia de cómo murió un militar en Afganistán mientras hablaba con su esposa por el servicio de videoconferencia de Skype, dijeron oficiales el lunes.

La esposa del capitán Bruce Kevin Clark dijo que su esposo se fue de bruces durante la charla por video la semana pasada y que vio una perforación de bala en el armario que estaba detrás de él, lo que levantó sospechas de que le hubiesen disparado.

Pero Christopher Grey, vocero del Comando de Investigación Criminal del Ejército, dijo el lunes que no encontraron herida de bala en el cadáver de Clark.

"No hubo herida de bala, tampoco golpes", excepto que Clark posiblemente se rompió la nariz cuando cayó sobre su escritorio, indicó Grey.

Se le realizó una autopsia el viernes para determinar la causa de su fallecimiento, pero podrían pasar semanas para tener los resultados de toxicología y las pruebas a las muestras de tejido tomadas en ese momento, dijo Paul Stone, portavoz del médico legista de las fuerzas armadas.

La familia de Clark emitió un comunicado el domingo describiendo lo que su esposa vio en el video.

"El armario atrás de él tenía un hoyo de bala", señala el comunicado, que agrega que "otros individuos, incluyendo integrantes del ejército, que se apresuraron" a acudir a la casa de Clark en Texas también pensaron que era el hueco de una bala.

El comunicado indica que el enlace de Skype se quedó abierto unas dos horas el 30 de abril mientras la familia y amigos en Estados Unidos y Afganistán trataban de conseguir ayuda para el capitán.

"Después de dos horas y muchas frenéticas llamadas telefónicas de la señora Clark, dos miembros del ejército llegaron a la habitación y al parecer le tomaron el pulso al capitán, pero no dieron detalles sobre su condición a su esposa", agregó el comunicado.

En el comunicado, Susan Orellana-Clark dijo que estaba dando detalles de lo que vio "para honrar a mi esposo y disipar la información imprecisa y sospechas promulgadas por otras partes".

A pesar del trauma de atestiguar la muerte de su esposo a miles de kilómetros (millas) de distancia, Orellana-Clark indicó que ella y su familia están agradecidos de que esposo y esposa estuvieran "juntos en los últimos momentos" de él.

Clark fue enviado a Afganistán en marzo.

Su cadáver llegó el jueves a la base militar Dover y el lunes todavía estaba ahí. Los oficiales desconocen cuándo podría ser transportado a Spencerport para el funeral.

Le sobreviven su esposa y dos hijas de tres y nueve años.

____

El periodista de The Associated Press, Ramit Plushnick-Masti, colaboró desde Houston.

Cargando...