El misterio del guerrero bizantino: fue decapitado y tenía la mandíbula “atada” con oro

·4  min de lectura
La cabeza fue hallada en 1991 en Grecia
ejournals.epublishing.ekt.gr

Nuevas investigaciones revelaron que un guerrero bizantino que había sido decapitado por los otomanos durante el siglo XIV tenía una mandíbula enhebrada con oro. Se trata de un aporte novedoso porque demuestra los avances de la época y la precisión con la que lograron recomponer huesos quebrados.

Cambio climático: la lección de supervivencia que dejaron las antiguas urbes antes de su colapso

“La mandíbula se había roto en dos pedazos”, explicó el autor del estudio Anagnostis Agelarakis, profesor de antropología en el Departamento de Historia de la Universidad Adelphi en Nueva York.

La cabeza fue hallada en 1991 en Grecia y la reconstrucción permitió conocer más sobre el guerrero.
ejournals.epublishing.ekt.gr


La cabeza fue hallada en 1991 en Grecia y la reconstrucción permitió conocer más sobre el guerrero. (ejournals.epublishing.ekt.gr/)

Durante un análisis de la mandíbula inferior del guerrero se logró conocer que el hombre se había fracturado gravemente en un incidente anterior a su muerte y que un profesional de la época logró “unir” las dos partes con un alambre que posiblemente haya sido de oro, con el objetivo de que la mandíbula sanara. Así lo informó Live Science.

El cráneo del guerrero y su mandíbula inferior fueron descubiertos en 1991, en el fuerte de Polystylon, un sitio arqueológico en Grecia, por Agelarakis y su equipo. Los restos arqueológicos datan del siglo XIV, en una época en que el imperio bizantino se enfrentaba a los ataques del imperio otomano. En esa lucha, en la que los otomanos conquistaron el fuerte, el guerrero murió decapitado a mediados de la década de 1380.

Se cree que el guerrero era una persona importante por el tipo de tratamiento médico que recibió
ejournals.epublishing.ekt.gr


Se cree que el guerrero era una persona importante por el tipo de tratamiento médico que recibió (ejournals.epublishing.ekt.gr/)

Se cree que tras el avance otomano, alguien tomó la cabeza del guerrero y la enterró. “Sin el permiso de los subyugadores, dado que el resto del cuerpo no fue recuperado”, detalló Agelarakis en un estudio previo al último descubrimiento del hilo de oro, que fue publicado en 2017 en la revista Byzantina Symmeikta.

El tétrico cementerio de “vampiros” donde los cadáveres eran atravesados con estacas y mutilados

La cabeza fue enterrada dentro de otra tumba, es decir, el guerrero no tuvo un enterramiento propio. En el lugar también se halló una vasija de cerámica rota, que se cree que fue utilizada para cavar el agujero y enterrar la cabeza.

Los nuevos descubrimientos

De acuerdo con el nuevo estudio de Agelarakis, que fue publicado este mes en la revista Mediterranean Archaeology and Archaeometry, la causa de la fractura de la mandíbula no está en claro, pero se barajan varias teorías. Entre las opciones se cree que se trató de una fuerte caída mientras el hombre montaba un caballo; un trauma de batalla de una punta de lanza de estocada u otra arma afilada de mano; o un proyectil balístico alimentado por pólvora negra.

Si bien el hilo ya no existe, son varias las razones para creer que el material utilizado era oro
ejournals.epublishing.ekt.gr


Si bien el hilo ya no existe, son varias las razones para creer que el material utilizado era oro (ejournals.epublishing.ekt.gr/)

Sí se sabe que el guerrero tenía entre 35 y 40 años al momento de su muerte y que 10 años antes, posiblemente en 1373, sufrió la fractura de su mandíbula.

Un nuevo estudio reveló que la actividad volcánica favoreció la proliferación de los dinosaurios

En el análisis de sus dientes inferiores se descubrió una línea de placa que se acumulaba justo donde se enhebraba un alambre delgado, que giraba en zigzag alrededor de la base de los dientes, para mantener la mandíbula unida mientras se curaba. Si bien el hilo ya no existe, Agelarakis sospecha que era de oro, dado que no hay evidencia de que haya sido de otro metal como la plata, que hubiera dejado una decoloración grisácea, ni rastros de pátina o manchas verdes que hubieran dejado alambres de cobre o bronce. El oro es una buena opción para este tipo de prácticas, porque es suave, maleable, fuerte y no es tóxico.

El análisis de los dientes reveló una línea de placa que se acumulaba donde se enhebraba un alambre delgado
ejournals.epublishing.ekt.gr


El análisis de los dientes reveló una línea de placa que se acumulaba donde se enhebraba un alambre delgado (ejournals.epublishing.ekt.gr/)

“Debe haber sido una especie de hilo de oro, un hilo de oro o algo así, como se recomienda en el corpus hipocrático (por el médico griego Hipócrates), que se compiló en el siglo V a.C.”, considera el especialista, quien agrega: “En una de las denticiones, vi que el diente estaba un poco limado para que el nudo que estaba atado en el alambre no rayera la mejilla”. Todo el procedimiento es calificado de “muy sofisticado” y de “asombroso”.

A su vez, por el tipo de tratamiento médico al que fue sometido, se cree que se trataba de una persona importante. “Era el líder militar, probablemente, del fuerte. Por lo tanto, fue decapitado por los otomanos cuando se apoderaron del fuerte”, completó el experto.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.