Por primera vez, Miss Universo 2019 tuvo a una candidata abiertamente lesbiana

LA NACION

Cada año, el certamen internacional Miss Universo, elige entre candidatas de todo el mundo a la mujer más "bella". El criterio de selección no tiene solo que ver con los atributos físicos, sino también con la elegancia, la personalidad y las habilidades de comunicación de las participantes. Este año, una de las candidatas se destacó por ser la primera participante abiertamente gay que forma parte del concurso. La mujer, además, es proveniente de Myanmar, un país en que la homosexualidad se considera ilegal.

"Si digo que soy lesbiana, tendrá un gran impacto en la comunidad LGBTQ en Myanmar", explicó Swe Zin Htet, oriunda del país del sudeste asiático. Desde hace tres años la mujer está en pareja con una cantante birmana. "El amor es lo más poderoso y la gente se enamora de los seres humanos, no del género", agregó. En su país de origen las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo se consideran ilegales y se castigan con penas que pueden ir desde una multa hasta cadena perpetua.

La ceremonia de este año tuvo lugar el domingo por la noche en los Tyler Perry Studios de Atlanta (Georgia), donde se premió a la candidata más bella de entre 90 países de todo el mundo. La ganadora fue la candidata sudafricana Zozibini Tunzi (26), que destronó a la filipina Catriona Gray, que ganó el certamen en 2018. "El poder estar aquí hoy y ser coronada Miss Universo, con mi cabello como luce y mi color de piel, es algo realmente mágico", expresó la mujer.