Fue Miss Argentina, inspiró una canción emblemática y por un escándalo no logró ser Miss Mundo

·9  min de lectura
Yoli Scuffi siendo homenajeada por Sandro, quien le había dedicado dos canciones.
Archivo

“Sí, es verdad, he sido novia de Sandro y me ha compuesto este tema, ‘Una muchacha y una guitarra’”, confesaba, para Sábados Circulares de Pipo Mancera, Amalia Yolanda Scuffi -coronada Miss Argentina en 1959 cuando tenía apenas 17 años, distinción que repitió en 1967- y de inmediato se ponía a cantar dicha canción, aunque no con la mejor entonación.

El público presente -y televidente- que generaba grandes audiencias para el programa del gran showman que fue Pipo como conductor, quedó perplejo. Eran los años sesenta, de rabioso blanco y negro con cinco canales como únicas opciones, uno de los cuales, el 2, transmitía desde La Plata. Nadie podía creer que la modelo marplatense hiciera tamaña revelación, cuando se sabía que el Gitano mantenía bajo siete llaves los secretos de su vida privada.

Yoli Scuffi es coronada Miss Argentina, corona que repetiría en el tiempo.
Archivo

Yoli Scuffi es coronada Miss Argentina, corona que repetiría en el tiempo. (Archivo/)

Por primera vez una mujer desafiaba los silencios del cantante y blanqueaba ese amor hasta allí escondido. Mientras tanto, él hacía todo lo posible por evadir preguntas acerca de Yoli, como se la conocía en el ambiente a la bella mannequin.

Entrevistado por la revista Canal TV en junio de 1969, el periodista contó en la nota titulada “Muchos romances: ¿un amor?”, que tenía la sensación de que la charla languidecía, y todavía no le había preguntado por Yoli Scuffi, su principal objetivo en el diálogo.

Hábil como pocos, Sandro le advertía entre cafés, coñacs y cigarrillos que se consumían: “Verás, no me gusta unir mi vida privada con la artística. Separo ambas porque me parece fundamental. Eso ayuda mucho. Lo hace a uno sentirse uno mismo”.

El cronista recordó entonces lo que le había dicho un director artístico de CBS: “Una particularidad notable de Sandro es que lleva una vida aparte. Muchos artistas vienen a mí y me cuentan sus problemas particulares; él en cambio es muy reservado”.

Igual introdujo la consulta con la habilidad de un profesional experimentado, justificándose, pero preguntando al fin…

-¿No te agradó que te hablara de Yoli?

-No es que no me haya gustado, lo que ocurre es que me recuerda una etapa pasada de mi vida. Esto me toca muy de cerca. Hay un proverbio que dice: “El corazón tiene razones que la razón no entiende”. A buen entendedor…

Ante la aceptación de su pregunta “impertinente”, el redactor se atrevió a más:

-Fueron muchos los nombres de mujer que pasaron por tu vida.

-Me gusta tener en cada puerto un amor. Recuerdo que a los diez años tuve mi primera novia. Ella tenía ocho. Éramos vecinos. Cada vez que nos vemos lo recordamos y nos divertimos…

Así, de manera simple, volvía a gambetear preguntas comprometedoras. Siempre decía lo que él quería. Evadía, pero en las fotos que acompañaban el reportaje y en otras que trascendieron se lo veía haciéndole arrumacos a la bella Yoli Scuffi.

Yoli Scuffi y Sandro, en una imagen que habla por sí sola: el romance existía.
Yoli Scuffi y Sandro, en una imagen que habla por sí sola: el romance existía. (Archivo/)

"La mujer de mi vida; maravillosa”

Más allá de lo que declaraba el ídolo en aquellos años, su biógrafa, la reconocida periodista y escritora, Graciela Guiñazú, escribió en las páginas 296 y 297 de su libro, Sandro de América: “Yoli Scuffi, la bella Miss Argentina, era mucho más que su compañera en la tapa del disco Una muchacha y una guitarra”.

Yoli tenía 26 años y era la segunda vez que resultaba elegida Miss Argentina (la primera en 1959 para Miss Mundo donde se clasificó entre las finalistas).

Era modelo de alta costura, medía 1,76 y había desfilado en las pasarelas de París. Había ganado nueve certámenes de belleza y los periodistas le decían la “Pantera Negra”. Junto a Sandro se mostró en público: se los vio juntos en cines, teatros y caminando por la ciudad.

Yoli Scuffi y Sandro no escondieron su amor.
Archivo

Yoli Scuffi y Sandro no escondieron su amor. (Archivo/)

Sandro dijo de ella:Es la mujer de mi vida. Tengo solo una palabra para definirla: Maravillosa’.

No duraron mucho. Cuando se separaron Yoli se mudó a Madrid y en una nota vía satélite para el programa de Pipo Mancera, declaró:

“He sido novia de Sandro y me ha compuesto este tema Una muchacha y una guitarra, hemos hecho el disco juntos, estamos en la tapa los dos y ahora voy a tratar de hacerlo…”. Y ahí nomás se puso a cantar el tema en vivo. Lo hizo bastante mal por cierto, y eso que había aclarado que estaba estudiando canto desde hacía ocho meses…

Dame fuego

En julio de 1970, cuando Roberto viajó a España por primera vez, se reencontraron pero no hubo fuego sino solo recuerdos.

En 2004, durante el reportaje que le hizo Eduardo Aliverti en el programa Dos gardenias, de Radio Nacional, Sandro reveló cuál fue el otro tema que le dedicó a la morocha: Penumbras es uno de los temas más espontáneos que escribí en mi vida. Lo escribí en un pasillo de Canal 9. Yo salía en ese momento con una chica muy alta, cabello negro, largo, ojos verdes, preciosa, había sido Miss Argentina; estábamos ahí y había un piano vertical de esos que dejan en los pasillos; y yo la miro y le digo: ‘La noche se perdió en tu pelo y la luna se aferró a tu piel…’. Seguí y salió Penumbras”.

Yoli Scuffi inspiró Penumbras, tema emblemático de la carrera de Sandro.
Archivo

Yoli Scuffi inspiró Penumbras, tema emblemático de la carrera de Sandro. (Archivo/)

“Yoli Scuffi fue su última novia oficial. Dejó de hablar de sus amores privados, no porque existiera un contrato, sino porque empezó a diferenciar a Roberto de Sandro. Por eso, cuando le inventaban romances, callaba”, se describe en el libro de Guiñazú.

Yoli y el escándalo que le impidió ser Miss Mundo

Marcelo González, quien se autodefine como “Missologo”, reside en Tafí Viejo, Tucumán y desde hace muchos años desarrolla un hobby que lo apasiona: historiador en certámenes de belleza.

En su página de Facebook, Glamour Argentino, aparecen una tras otra historias de las reinas de belleza argentinas y del mundo. Marcelo es quien más sabe sobre la vida profesional de Yoli, y le contó a LA NACION: “En 1959, Argentina participó por primera vez en el certamen Miss Mundo en Londres. La representante fue Amalia Yoly Scuffi de 17 años. Su belleza y simpatía la llevaron a desarrollar una gran carrera como modelo en Francia”.

Yoli Scuffi, en uno de los concursos que la catapultaron a la fama.
Archivo

Yoli Scuffi, en uno de los concursos que la catapultaron a la fama. (Archivo/)

Según contó el experto, “en 1967 consiguió por segunda vez la corona de Miss Argentina, certamen organizado por Nelly Raymond, quien se desempeñaba como periodista y tomó la iniciativa de organizar el evento y se convirtió en la dueña absoluta de toda licencia para concursos internacionales de belleza”.

Yoly había nacido en Mar del Plata pero vivía en la ciudad de La Plata junto a su familia. “Su madre era de nacionalidad italiana, su padre, un químico industrial hijo de italianos y su hermana de 23 años ya estaba casada. Tras su primer triunfo como Miss Argentina en 1959 comenzó a viajar a Francia para desfilar. Con sus 95-62-95, 1,76 de altura, 58 kilos de peso, su título de maestra y su conocimiento de italiano, francés e inglés cautivó al jurado y 14 de los 15 miembros le dieron su voto”, describió González.

Yoli Scuffi, en una de sus giras. Crédito: Glamour Argentino.
Archivo

Yoli Scuffi, en una de sus giras. Crédito: Glamour Argentino. (Archivo/)

Antes había obtenido otras seis distinciones: Reina de los Estudiantes de La Plata, del Citrus, del Petróleo, Miss La Plata, Miss Mar del Plata y Miss Argentina para Miss Mundo 1959.

El jurado de1967, cuando se consagró, estuvo integrado por Luis Caprera, gerente del City Hotel y experiodista; Jorge Cayo, periodista del diario Clarín; la actriz Irma Córdoba; el actor Jorge Battaglia; la modelista Isolina Serapio; Francisco Cruz, director de Medias Modecraft; la vedette Susana Brunetti; Eugenio Henry, director de Max Factor; la señora Norma Nolan, Miss Universo 1962; el coiffeur Franzosi; Jorge Viqueira, uno de los dueños de tiendas La Piedad; el astrólogo Horangel; Oscar Hermes Villordo, periodista de La Prensa; Pedro Fisher, de mallas Catalina; la modelo internacional Kouka y Emilio Mauran Nuñez, periodista de la revista Radiolandia.

Yoli Scuffi es nombrada en el libro de Graciela Guiñazú como uno de los grandes amores de Sandro.
Archivo

Yoli Scuffi es nombrada en el libro de Graciela Guiñazú como uno de los grandes amores de Sandro. (Archivo/)

Luego se trasladó a Miami para representar al país en el concurso para Miss Universo. Cuentan que era la favorita, la más chic y elegante y una de las más altas junto a las misses de Venezuela, Gales e Italia. Pero algo sucedió y todo terminó en un bochorno. Así lo explica Marcelo González como experto: “Su desbordante personalidad y los escandalosos momentos de los que fue protagonista provocaron, según explicaron periodistas brasileños de las revistas O´Cruzeiro y Manchete, que no lograra entrar entre las semifinalistas. En las playas de Hawlowe, Yoli comenzó criticando a otras participantes y protagonizó un altercado con un vendedor de gaseosas de Coca-Cola”.

Sin embargo, lo peor estaba por venir. “Después de compartir una charla con varias misses en su dormitorio denunció que le había sido robado una joya. El escándalo tomó tal envergadura que llamaron a la policía y todas las chicas allí presentes fueron interrogadas y quedaron como sospechosas. Finalmente la joya apareció en el monedero de Yoli”, relató el especialista.

González tomó contacto con críticos en cuestiones de la moda allí presentes quienes le confirmaron que ese episodio fue letal para que no resultara ganadora. Sin embargo, especialistas norteamericanos aseguraban que el apartamiento de Yoli como favorita se debió a las malas relaciones diplomáticas con el gobierno militar argentino. “No podían entender que una mujer de 25 años que desfilaba desde los 14 y había ganado los nueve certámenes de belleza en los que había participado, salvo el Miss Mundo de 1959 donde se clasificó semifinalista, y con todo el conocimiento y experiencia en el modelaje internacional, fuera ignorada de esa forma. La definían como un verdadero cisne sobre la pasarela”, completó Marcelo.

Pese a no lograr el ansiado objetivo, Yoly no bajó los brazos y continuó triunfando en Europa donde se reencontró con El Gitano y rememoraron aquellos encuentros románticos. Ella estaba feliz, hasta allí había sido la única en contarle a todos por tevé que había sido su novia. Él llegó a definirla como “la mujer de su vida”. No era poco.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: Ryan Philippe, la estrella de los 90 cuya ruptura con Reese Witherspoon le costó la fama

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.