Misiones: un escándalo en un colegio tradicional crece y tiene en vilo a Posadas

·4  min de lectura
Este mediodía estudiantes secundarios de Posadas se manifestaron frente al colegio Roque González
Martín Boerr

POSADAS.- Como una ola que amenaza a convertirse en un tsunami, hace dos días que una protesta de un grupo de chicas del tradicional colegio católico Roque González que denunciaron acoso sexual por parte de compañeros crece, imparable. De hecho, la movilización ya logró la adhesión de adolescentes de otras instituciones.

Cinco millones de muertes en el mundo: qué lugar ocupa la Argentina y hasta cuándo será una preocupación el Covid-19

Todo comenzó cuando un grupo de chicas de segundo año denunciaron que sufrían –desde hacía meses–, acoso por parte de cuatro o cinco compañeros de curso. Según indicaron las adolescentes, les sacaron fotos por debajo de las polleras y luego las postearon en las redes, las manosearon y hasta se refirieron a violar a una de las integrantes del grupo.

El malestar de las víctimas fue creciendo cuando, según aluden, al llevarle los reclamos a la directora del colegio, descartó la denuncia. La gota que rebalsó el vaso ocurrió esta semana. Se divulgaron las capturas de un chat de ese grupo de chicos de entre 14 y 15 años, en el que dicen que van a violar, en manada, a una de las adolescentes. Un compañero que accedió a esas charlas compartió los mensajes para alertar a todos.

“Hoy fui a dar una charla con estudiantes y en un momento interrumpí la exposición y pregunté si alguien quería hablar del tema: todos levantaron la mano, es lo que tienen los chicos en la cabeza en ese momento, no hablan de otra cosa”, dijo a LA NACIÓN, el ministro de Educación provincial, Miguel Sedoff. En tanto, el gobernador Oscar Herrera Ahuad también se mostró muy preocupado en diálogo con este medio y dijo que estaba “analizando los hechos para tomar cartas en el asunto con un pronunciamiento la semana que viene”.

Incluso, un juez de Menores se presentó hoy en el colegio para actuar de oficio, y se reunió con las alumnas para escuchar sus denuncias. Aún está evaluando si se puede hacer una denuncia penal o no, ya que los involucrados son menores de edad.

Cinco pueblos con playas solitarias para descubrir dentro de la provincia de Buenos Aires

Protesta

Hace dos días, se organizó una protesta espontánea y sin precedentes en este colegio que fundó hace 84 años el padre Jorge Kemerer. Las chicas decidieron afrontar cualquier represalia del colegio y, en una actitud desafiante, se sentaron en el patio central del establecimiento, que ocupa casi toda una manzana en pleno microcentro de la capital misionera.

Rápidamente, se fueron sumando chicos y chicas de otros cursos y poco después llegaron los integrantes de una competencia de cuerpos de baile intercolegial, la Estudiantina, en la que participan no menos de 200 chicos por institución.

En la historia del colegio, que debió afrontar la tragedia del suicidio de un alumno que padecía bullying, además de varios casos de abusos, nunca se había vivido semejante protesta.

A través de las redes, el reclamo se viralizó y se fueron adhiriendo más adolescentes de otros establecimientos de la ciudad. Finalmente, llegó a los medios de comunicación de Misiones, que desde hace dos días no hablan de otra cosa.

Reclamo

Este mediodía, tras el horario de salida del turno mañana, chicos y chicas de otros colegios fueron a protestar frente a la puerta del Roque González para exigir explicaciones a las autoridades. Los estudiantes reclamaron precisiones sobre las medidas que la escuela va a tomar, y la incorporación de los contenidos de la ESI (Educación Sexual Integral) en la currícula.

Casi todos los reclamos apuntaron al histórico director de la entidad, el sacerdote Juan Rajimón, que, en un principio, solo indicó: “No voy a sancionar a las chicas que protestaron en la sentada”.

Sin embargo, ante el crecimiento de las consecuencias de las denuncias, esta mañana el directivo convocó a algunos medios. “Esta semana tomamos conocimientos de los hechos, con un grupo de padres que se acercaron a expresarnos su preocupación. Como colegio estamos muy preocupados, consternados. Es un hecho para atenderlo con la mayor celeridad. Nuestro compromiso es acompañar a las alumnas afectadas”, explicó Rajimón. Y señaló que no quiere “revictimizar a las chicas” y que las “medidas disciplinarias” se conocerán más adelante, aunque descartó expulsar a los alumnos señalados.

Las declaraciones no sirvieron para aplacar las aguas. Al mediodía la protesta siguió creciendo con la llegada de estudiantes de todos los colegios de la ciudad. Hubo presencia policial en la entrada del establecimiento, que se cerró con llave. El portero negó, ante la consulta de LA NACIÓN, que Rajimón estuviera en la institución.

Sin embargo, cientos de chicos y chicas se quedaron varias horas protestando y pidiendo que despidan al directivo, que se tomen medidas y que las autoridades provinciales los escuchen.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.