¿Qué es el misil nuclear intercontinental Satan-2 de Rusia?

·5  min de lectura

El vicepresidente del comité de defensa de Rusia, Aleksey Zhuravlyov, emitió una nueva y alarmante amenaza nuclear contra Occidente a medida que continúa su vilipendiada guerra en Ucrania.

En una entrevista con la emisora estatal TV Russia 1 sobre las aspiraciones de Suecia y Finlandia de unirse al abrazo protector de la OTAN a la luz del conflicto, Zhuravlyov sugirió que Moscú podría lanzar su ICBM (misil balístico intercontinental) RS-28 Sarmat, apodado “Satan-2”, para devolver el golpe a esas naciones y al Reino Unido y los EE.UU., a los que considera las fuerzas organizadoras clave detrás de una alianza militar ante la que el presidente ruso, Vladimir Putin, lleva mucho tiempo mostrándose hostil.

“Si Finlandia quiere unirse a este bloque, entonces nuestro objetivo es absolutamente legítimo: cuestionar la existencia de este estado. Esto es lógico”, dijo Zhuravlyov.

“Si Estados Unidos amenaza a nuestro estado, es bueno: aquí está el Sarmat para ustedes, y habrá cenizas nucleares de ustedes si creen que Rusia no debería existir. Y Finlandia dice que es uno con los EE.UU. Bueno, hagan fila.

Al rechazar la idea de que Rusia necesitaría establecer una base nuclear más cerca de su frontera finlandesa para lograr tal fin, insistió en cambio: “Podemos atacar con un Sarmat desde Siberia e incluso llegar al Reino Unido. Y si atacamos desde Kaliningrado... el tiempo de alcance del hipersónico es de 200 segundos, así que adelante, muchachos”.

“En la frontera finlandesa no tendremos armas estratégicas, sino de clase Kinzhal, una que llegará a Finlandia en 20 segundos, o incluso en 10 segundos”.

El misil balístico intercontinental Sarmat mide aproximadamente 116 pies (35 metros) de largo, pesa 220 toneladas y puede transportar 15 ojivas nucleares ligeras a la vez, dispuestas como MIRV (vehículos de reentrada múltiples independientes), lo que significa que un solo cohete puede alcanzar una variedad de objetivos a la vez.

El misil fue desarrollado como sucesor del misil balístico intercontinental original “Satan”, también conocido como R-36 o Voevada, que data de la era soviética y podía transportar solo 10 ojivas y cubrir un rango de 6.340 a 9.940 millas (10.203-15.997 kilómetros), en comparación con Satan-2 es superior a 6.200-11.180 millas (9.978-17.992 kilómetros), según datos del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales de EE.UU.

El gobierno de Putin llevó a cabo un lanzamiento de prueba de Satan-2 el 20 de abril, lanzándolo desde el Cosmódromo de Plesetsk en el norte y declarando que sus “ojivas de práctica” alcanzaron los objetivos asignados en el campo de pruebas de misiles Kura en la península de Kamchatka.

La demostración fue ampliamente vista por los analistas de defensa extranjeros como postureo político antes de las celebraciones del “Día de la Victoria” de Rusia el 9 de mayo en honor al papel crucial de la URSS en la derrota de la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, Putin no perdió tiempo en aprovechar el momento para advertir a los críticos contemporáneos de su país (y antiguos aliados) que pronto podrían ser blanco de esta nueva y formidable arma.

Al hablar en la televisión rusa, el presidente fanfarroneó diciendo que Satan-2 “hará que aquellos que, en medio de una retórica frenética y agresiva, intenten amenazar a nuestro país, lo piensen dos veces”.

Afirmó que el misil no se parece a ninguno disponible para las superpotencias rivales y que todos sus componentes se fabrican en el país, lo que significa que Rusia no depende de socios extranjeros en su producción.

El lanzamiento del nuevo misil balístico intercontinental “Sarmat” o “Satan-2” del Cosmódromo de Plesetsk en Arkhangelsk el 20 de abril de 2022 (EPA)
El lanzamiento del nuevo misil balístico intercontinental “Sarmat” o “Satan-2” del Cosmódromo de Plesetsk en Arkhangelsk el 20 de abril de 2022 (EPA)

Rusia ha realizado amenazas nucleares repetidas y apenas veladas contra sus enemigos europeos desde que comenzó la invasión de Ucrania el 24 de febrero, y el presentador de televisión estatal Dmitry Kiselyov declaró recientemente que el Sarmat era “capaz de destruir un área del tamaño de Texas o Inglaterra”.

Hasta ahora, Gran Bretaña ha descartado tales conversaciones como belicosidad vacía, y Julian Lewis, presidente del Comité de Inteligencia y Seguridad de la Cámara de los Comunes, dijo: “Rusia y los estados nucleares occidentales han tenido la capacidad de aniquilarse mutuamente desde que adquirieron bombarderos nucleares estratégicos, seguidos por misiles balísticos intercontinentales, hace más de 60 años. Que Putin agregue este nuevo misil a su capacidad preexistente de ‘exceso’ no marca ninguna diferencia en la efectividad de nuestros submarinos de disuasión nuclear Trident”.

Si bien hasta el momento no parece haberse contemplado seriamente ninguna explosión nuclear, el Ministerio de Defensa de Rusia admitió que sus fuerzas han disparado misiles balísticos hipersónicos en Ucrania, y afirmó que destruyeron un depósito de combustible en la ciudad de Mykolaiv, en el mar Negro, y un almacén subterráneo de municiones en Ivano-Frankivsk, al oeste.

La escala de la invasión de Rusia en Ucrania (PA)
La escala de la invasión de Rusia en Ucrania (PA)

Ucrania confirmó que esos objetivos fueron alcanzados, pero no ha especificado qué armas se utilizaron.

Se cree que los misiles hipersónicos como los cohetes Kinzhal (Dagger) supuestamente desplegados por la fuerza aérea rusa representan la próxima generación de armas porque pueden viajar a velocidades excepcionalmente altas, hasta diez veces la velocidad del sonido, que es de alrededor de 8.000 mph (12.875 km/h).

En comparación, un misil de crucero subsónico como el cohete Tomahawk de la fuerza aérea de EE.UU. se mueve a una velocidad relativamente lenta de 550 mph (885 km/h).

El analista militar Pavel Felgenhauer ha argumentado que el verdadero valor del arsenal moderno de nombre amenazador de Rusia, incluso más allá de provocar destrucción a nivel del suelo, es “dar un cierto efecto psicológico y de propaganda”.

Es decir, inspirar terror.

The Independent se enorgullece de su historia llena de campañas por los derechos de los más vulnerables, y lanzamos nuestra campaña Refugees Welcome por primera vez durante la guerra en Siria en 2015. Ahora, al renovar nuestra campaña y lanzar esta petición a raíz de la crisis ucraniana actual, hacemos un llamado al gobierno para que emprenda mayores medidas y con mayor velocidad para garantizar que se brinde la ayuda. Para obtener más información sobre nuestra campaña de Refugees Welcome, haz clic aquí. Para firmar la petición, haz clic aquí. Si deseas hacer un donativo, haz clic aquí para acceder a nuestra página de GoFundMe.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.