“La misión de sus vidas”: para los rescatistas en el sitio del derrumbe del edificio de Surfside, el trabajo es personal

·6  min de lectura
Equipos de búsqueda y rescate del Departamento de Bomberos de Jacksonville y miembros de la Fuerza de Tarea 5 de Florida salen del área de trabajo mientras otro equipo se dirige el día 5 del esfuerzo de búsqueda y rescate en el sitio del colapso en Champlain Towers South Condo en 8777 Collins Ave en Surfside, Florida, lunes 28 de junio de 2021 ( (Emily MIchot/Miami Herald via AP))
Equipos de búsqueda y rescate del Departamento de Bomberos de Jacksonville y miembros de la Fuerza de Tarea 5 de Florida salen del área de trabajo mientras otro equipo se dirige el día 5 del esfuerzo de búsqueda y rescate en el sitio del colapso en Champlain Towers South Condo en 8777 Collins Ave en Surfside, Florida, lunes 28 de junio de 2021 ( (Emily MIchot/Miami Herald via AP))

Ricardo Aizenman ha sido enviado a zonas de desastre en todo el mundo, pero ninguna tan cerca de casa como esta. En los últimos días, se encontró navegando entre el metal retorcido, el concreto y las pertenencias personales de las casas de sus vecinos, en el lugar del devastador derrumbe de un edificio en Surfside, Florida.

“Es diferente”, dice, parado a unas cuadras del sitio con sus dos perros de búsqueda durante un descanso entre turnos. “Soy un vecino de la zona. Por la mañana vi que se derrumbaba; el mismo día, unas horas después, estábamos aquí".

Aizenman es uno de los muchos entre cientos de rescatistas involucrados en el esfuerzo de emergencia aquí con alguna conexión personal con la tragedia. Muchos que buscan entre los escombros cuentan a sus propios amigos entre los desaparecidos. Para los bomberos, los equipos de respuesta a desastres, la policía y los voluntarios involucrados en el rescate, la tarea es personal.

“Por lo general, en los lugares a los que vamos, no hay familias alrededor. Simplemente no conocemos exactamente el sentimiento de la sociedad”, dice Aizenman, quien trabaja para una organización humanitaria con sede en Florida llamada Cadena International. “En este caso están muy cerca del sitio y conocemos a algunas de las personas que están bajo los escombros y a sus familiares, por lo que se complica un poco más”.

Esta complicación, la conexión personal o comunitaria con la tragedia, ha agregado otra capa de dificultad a un esfuerzo de rescate ya arduo. Equipos de todo el país y del mundo han estado trabajando las 24 horas en las Torres Champlain, una gran parte de las cuales se derrumbó en las primeras horas del jueves, luchando contra un montículo gigante de escombros, humedad sofocante, lluvia torrencial e incendios.

“Te empapas, te secas, te enjuagas y repites”, dice Julie Jones, de la oficina del jefe de bomberos del estado, explicando las condiciones en el sitio.

Más de 150 personas siguen desaparecidas cuando el quinto día de búsqueda llegó a su fin. Una víctima más fue encontrada entre los escombros el lunes, lo que eleva el número total de muertos confirmados hasta ahora a 11.

Leer más: Edificio derruido en Miami fue catalogado en “buen estado”

Entre las víctimas mencionadas se encuentran familiares que murieron juntos y otros que, por casualidad, estaban separados de sus seres queridos cuando ocurrió la tragedia. Se trataba de Antonio Lozano, de 83 años, y Gladys Lozano, de 79, emigrados cubanos que estaban a punto de celebrar su 59 aniversario de bodas, y que fallecieron pocas horas después de cenar con su hijo.

Luis Bermúdez, de 26 años, y su madre, Ana Ortiz, de 46, también murieron juntos. En una nota publicada en línea, su padre Luis Bermudez escribió: “Mi Luiyo. Me diste todo”, escribió con tinta negra, “te extrañaré toda mi vida... Nunca te dejaré solo”.

Los equipos han estado trabajando las 24 horas del día en turnos de 12 horas para buscar más sobrevivientes. Durante todo el día del lunes, se vieron grandes grupos moviéndose de un lado a otro del sitio. Cuando un grupo se fue, empapado en sudor por la humedad y con signos de fatiga en la cara, otro entró en la refriega.

El colapso del edificio de condominios ha sacudido a la comunidad de Surfside y Miami. Las familias de los desaparecidos y los residentes de los edificios cercanos han pedido una explicación de por qué un edificio podría colapsar repentinamente en medio de la noche.

"Es menos probable que un rayo", dijo el alcalde de Surfside, Charles Burkett, a los periodistas a raíz de las consecuencias. “Simplemente no sucede. No ves edificios cayendo en Estados Unidos".

Los expertos han advertido que podrían pasar meses antes de que los investigadores descubran la causa de la tragedia. Poco después del colapso, se supo que un informe de un ingeniero de 2018 advirtió sobre "daños estructurales importantes" en el edificio. El trabajo para abordar esos daños estaba a punto de comenzar cuando cayó. Es probable que los daños causados por el clima, el aire salado y el mantenimiento deficiente desempeñen un papel en la investigación.

Surfside, y el área metropolitana de Florida, no son ajenos a desastres como huracanes y clima extremo. Pero la naturaleza del sitio es diferente de lo que muchos de los rescatistas se han encontrado aquí antes.

"Normalmente nos enfrentamos a huracanes: las casas a las que les faltan techos y cosas de esa naturaleza son cosas a las que estamos acostumbrados, pero definitivamente no un derrumbe de edificio de esta magnitud", dice Margarita Castro, miembro del grupo de trabajo de Florida con Fema's División de búsqueda y salvamento urbano.

"Son toneladas y toneladas de escombros que se componen de concreto, barras de refuerzo, vidrio, muebles para el hogar, todo está cubierto de polvo de concreto y todo está en una gran pila".

También es diferente debido a la densidad de la tragedia en un espacio tan pequeño. El edificio de condominios, a solo unos pasos de la playa, albergaba a toda una comunidad bajo un mismo techo, una variedad de residentes de todo el mundo, lo que refleja la diversidad de la ciudad.

“Los huracanes son una situación en la que un gran grupo de personas se ven afectadas. Esto es muy intenso emocionalmente debido a sus unidades familiares. Es una comunidad muy unida, es muy diversa”, dice Jones, de la oficina del jefe de bomberos, que es responsable de organizar la logística de este esfuerzo masivo.

“Están en la misión de sus vidas. Todas las personas que trabajan en esa pila se han dedicado a sacar a alguien con vida. Así que no, no se están rindiendo, y no se están rindiendo hasta que no quede nada entre los escombros".

Mientras tanto, las familias de los desaparecidos soportan una agonizante espera en un hotel a pocos minutos del lugar. A esas familias se les dio un recorrido por los restos el domingo por la tarde para comprender mejor la situación en el terreno.

Con tantos desaparecidos y tantas familias esperando respuestas, los rescatistas han pasado gran parte de su tiempo fuera del sitio de búsqueda consolándolos y brindándoles orientación.

“El trabajo es emotivo para nosotros, pero no nos estamos enfocando en lo que eso significa para nosotros, estamos aquí para apoyar a las familias”, dice Castro. “Eso significa que algunas personas están en la pila quitando escombros, mientras que otras están hablando con las familias ofreciendo apoyo emocional y simplemente hablando con ellos y brindándoles información. Todos tenemos la misma misión de cuidar de estas familias".

Mientras habla, un aguacero azota Surfside y agrega otro obstáculo a los rescatistas que trabajan entre los escombros. Están utilizando una serie de equipos de alta tecnología para buscar señales de vida entre los escombros. Los sensores infrarrojos escanean donde el ojo no puede ver para buscar bolsillos donde la gente todavía pueda estar viva. Drones, grúas, perros rastreadores y manos humanas trabajan en conjunto.

Las esperanzas de encontrar a alguien con vida se han atenuado significativamente con el paso de los días, pero ninguno de los rescatistas está cerca de perder la esperanza.

“Las primeras 72 horas son la mejor ventana para encontrar vida. Después de eso, siempre hay milagros”, dice Aizenman. “Hemos encontrado en lugares como Haití gente tendida bajo los escombros con agua. Existe la posibilidad de que todavía haya personas bajo los escombros, pero las condiciones son difíciles".

“No perdemos la esperanza hasta que hayamos encontrado a la última persona”, agrega, antes de irse a descansar antes de su próximo turno en la pila.

Relacionados

Llamada de rescate emitida por el derrumbe del edificio en Florida: “Casi se parece al Trade Center”

Colapso de un edificio en Miami: funcionario que aseguró que el bloque de residentes era seguro no recuerda haber recibido advertencias de ingenieros

Edificio derruido en Miami fue catalogado en "buen estado"

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.