Misión de la ONU dice que inspección de central nuclear ucraniana durará "unos días"

·4  min de lectura

Por Tom Balmforth

KIEV, 31 ago (Reuters) - Los inspectores nucleares de la ONU partieron el miércoles hacia la central ucraniana de Zaporiyia, con la misión de evitar un accidente nuclear y tratar de estabilizar la situación tras semanas de bombardeos en las inmediaciones.

Un reportero de Reuters que seguía al equipo del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) en una caravana procedente de Kiev, dijo que los inspectores llegaron a la cercana ciudad de Zaporiyia, donde probablemente pasarían la noche antes de visitar el jueves la planta, que está en territorio controlado por Rusia.

Funcionarios rusos instalados en la zona cercana a la central sugirieron que la visita podría durar sólo un día, mientras que funcionarios del OIEA y de Ucrania sugirieron que sería más larga.

"La misión durará unos días. Si somos capaces de establecer una presencia permanente, o una presencia continua, entonces se prolongará. Pero este primer segmento va a durar unos días", dijo el director general del OIEA, Rafael Grossi, a periodistas en un hotel de Zaporiyia.

"Tenemos una tarea muy importante que realizar allí: evaluar la situación real del lugar, ayudar a estabilizar la situación en la medida de lo posible", comentó, añadiendo que el equipo del OIEA tenía garantías tanto de Rusia como de Ucrania que le permitían entrar en la zona de guerra.

Rusia capturó la planta, la mayor de Europa, a principios de marzo como parte de lo que Moscú llama su "operación militar especial", algo que Kiev y Occidente han descrito como una invasión no provocada diseñada para apoderarse de territorio y borrar la identidad ucraniana.

Una fuerza militar rusa ha estado en la planta desde entonces, al igual que la mayor parte del personal ucraniano que se ha esforzado por seguir gestionando una instalación que tradicionalmente suministraba a Ucrania el 20% de sus necesidades de electricidad.

Se informaron combates cerca de la central eléctrica y en otros lugares, y tanto Kiev como Moscú se atribuyeron éxitos en el campo de batalla mientras Ucrania montaba una contraofensiva para recuperar territorio en el sur. Reuters no pudo verificar de forma independiente estas informaciones.

Rusia interrumpió el suministro de gas a través del mayor gasoducto a su principal cliente, Alemania, aumentando la perspectiva de recesión y racionamiento energético en algunos de los países más ricos de Europa de cara al invierno.

ALTO RIESGO

Desde hace semanas, Ucrania y Rusia se acusan mutuamente de poner en peligro la seguridad de la central con ataques de artillería o de drones y de arriesgarse a una catástrofe radiactiva al estilo de Chernóbil.

Kiev dice que Rusia ha estado utilizando la planta como escudo para atacar pueblos y ciudades, sabiendo que será difícil para Ucrania devolver el fuego. También ha acusado a las fuerzas rusas de bombardear la planta.

El Ministerio de Defensa ruso ha dicho que los niveles de radiación en la planta son normales.

Rusia ha negado las afirmaciones ucranianas de comportamiento temerario, cuestionando por qué bombardearía una instalación donde sus propias tropas están de guarnición como lo que describe como un detalle de seguridad.

Moscú ha acusado a los ucranianos de bombardear la planta para intentar generar una indignación internacional que Kiev espera que dé lugar a una zona desmilitarizada.

El ministro ucraniano de Energía, German Galuschenko, dijo que la inspección del OIEA era un paso hacia la "desocupación y desmilitarización" del lugar. Rusia ha dicho que no tiene intención de retirar sus fuerzas por ahora.

Cuando se le preguntó sobre los planes de crear una zona desmilitarizada en la central, Grossi dijo que era una cuestión de voluntad política en la que participaban los países implicados en el conflicto.

"Pero mi misión -creo que es muy importante establecer (esto) con toda claridad- es una misión técnica. Es una misión que busca evitar un accidente nuclear. Y preservar esta importante (central nuclear)", sostuvo.

Rusia dijo que daba la bienvenida a la intención declarada por el OIEA de establecer una misión permanente en la central.

Sin embargo, Yevgeny Balitsky, jefe de la administración rusa instalada en la zona, declaró a la agencia de noticias Interfax que los inspectores del OIEA "deben ver el trabajo en la central en un día".

Estados Unidos ha instado al cierre total de la central y ha pedido que se cree una zona desmilitarizada en torno a ella.

La agencia de noticias Interfax citó a un funcionario local designado por Rusia diciendo el miércoles que dos de los seis reactores de la planta estaban funcionando.

(Reporte de redacciones de Reuters; Escrito por Andrew Osborn, Matthias Williams, William Maclean; Editado en Español por Ricardo Figueroa)