Misión Coalición: COP26 genera una sopa de letras de grupos confusos

·3  min de lectura
Imagen de archivo del ministro de Medioambiente y Cambio Climático de Canadá, Steven Guilbeault, hablando durante la Conferencia sobre Cambio Climático de la ONU (COP26), en Glasgow

Por Simon Jessop y Valerie Volcovici

GLASGOW, 5 nov (Reuters) - ¿Sabe diferenciar a su GFANZ de su ISSB y de su PPCA? ¡Bienvenidos a la COP26!

Ante la dificultad que supone avanzar con iniciativas verdaderamente globales para reducir la tasa de calentamiento planetario, gobiernos, empresas y grupos de la sociedad civil se están uniendo en múltiples grupos más pequeños para intentar acelerar el cambio.

Hacer un seguimiento de la cornucopia de nuevos clubes y alianzas -cada uno con sus propios objetivos, a veces superpuestos- es un dolor de cabeza esté uno fuera o dentro de la conferencia climática de la ONU en Escocia.

Los gobiernos han anunciado cada alianza con gran fanfarria, pero tras las bambalinas, ellos también luchan por mantenerse al día.

Un funcionario que pidió mantenerse en el anonimato describió cómo debía actualizar de forma repetida un anuncio durante la noche a medida que se convencía a más países de unirse a una de las promesas.

Algunos grupos ambientalistas temen que se pierda sustancia importante en estos cambios de último minuto, y que los acuerdos suenen mejor de lo que pueden acabar siendo en la práctica.

"Evaluar su verdadero valor es muy difícil, sobre todo a la carrera durante una reunión de la COP", tuiteó el jueves Mohamed Adow, director de la ONG de justicia climática Power Shift Africa, al tiempo que describió las nuevas agrupaciones como "un placer para la vista".

Otros ven el aluvión de nuevas alianzas e iniciativas como una muestra de un mayor compromiso en un asunto bastante olvidado durante décadas. "Nunca hemos tenido tanta presencia o compromiso empresarial", dijo el enviado climático de Estados Unidos, John Kerry.

GRUPO DE GRUPOS

Existe la Alianza Financiera de Glasgow para el Cero Neto (GFANZ, por sus siglas en inglés), que reúne a grupos de aseguradoras, bancos, gestores de activos y otros subsectores de la industria financiera.

Dicen que representan más de 130 billones de dólares en activos y que estarán bajo presión para satisfacer la necesidad de unos 100 billones de dólares en financiación climática durante las próximas tres décadas.

El enviado climático de la ONU, Mark Carney, preside esa alianza y también ha lanzado otra: el Grupo de Trabajo sobre la Ampliación de los Mercados Voluntarios de Carbono (TSVCM) para impulsar la inversión del sector privado en créditos voluntarios de compensación de carbono.

El Consejo de Normas Internacionales de Sostenibilidad (ISSB), respaldado por los reguladores del mercado financiero, también fue anunciado el miércoles y tiene como objetivo estandarizar la forma en que las empresas deben informar sobre su exposición al riesgo climático y prácticas de sostenibilidad.

El martes, algunas empresas y gobiernos se comprometieron a usar su poder adquisitivo para impulsar la investigación y el desarrollo de tecnologías climáticas en una "Coalición de Primeros Impulsores" (FMC) liderada por Estados Unidos.

¿Confundido? Pues estos grupos solo tienen que ver con el dinero.

El jueves, que fue el "Día de la Energía" en la COP26, grupos sin fines de lucro dijeron que estaban ocupados "desenredando" anuncios como la "Declaración de Transición Global del Carbón a la Energía Limpia" de Reino Unido, que incluye varias promesas de energía, unas antiguas, otras nuevas.

Otro nuevo grupo de 20 países y cinco instituciones de desarrollo prometieron dejar de financiar combustibles fósiles en el extranjero, pero tienen que darse un nombre todavía.

También está la Alianza Más Allá del Petróleo y el Gas (BOGA), en virtud de la cual los países se comprometerán la próxima semana a poner fin a los nuevos permisos de explotación y la reducción de su producción.

Asimismo, el Mecanismo de Transición Energética (ETM) piloto del Banco Asiático de Desarrollo tiene como objetivo acelerar la retirada del carbón en el sudeste asiático comprando y retirando activos de carbón.

"Ahora debemos centrarnos decididamente en la calidad de las promesas hechas por las instituciones financieras, no solo en su cantidad", dijo Ben Caldecott, director del Grupo de Finanzas Sostenibles de la Universidad de Oxford.

(Reporte de Simon Jessop en Glasgow y Valerie Volcovici en Washington D.C.; editado en español por Carlos Serrano)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.