Una misa en coche reúne a 500 fieles en un aparcamiento al este de París

París, 17 may (EFE).- Una "misa en coche", que según sus promotores se celebraba por primera vez en Francia, reunió este domingo a medio millar de fieles católicos en el aparcamiento del parque de exposiciones de Chalôns en Champagne, al este de París.

Unos 200 vehículos se sumaron a la eucaristía convocada por el obispo de la localidad, François Touvet, para las 10.30 hora local (8.30 GMT) de este domingo en el estacionamiento sur del conocido como Capitolio de esta ciudad, a unos 150 kilómetros de la capital.

La iniciativa se repetirá al menos los dos próximos domingos, según informó en su página web la diócesis de Chalôns en Champagne, que reconoce la inspiración de esta celebración en el concepto de los "autocines".

Las medidas de distanciamiento social vigentes en Francia prevén que las reuniones religiosas no podrán celebrarse presencialmente hasta el próximo 2 de junio.

Los responsables de la diócesis pusieron a disposición de sus fieles un protocolo sanitario y de seguridad para la celebración de la misa como permitir un máximo de cuatro personas por coche (que hayan estado confinadas juntas) o la prohibición de salir del coche.

También exigieron a los asistentes desinfectarse las manos antes de comulgar, acto que se hizo sin salir del coche.

Para seguir el desarrollo de la misa todos los asistentes debían sintonizar la radio RCF Coeur de Champagne, en la frecuencia 88.6 de la FM, en los aparatos de sus automóviles.

Quien quisiera comulgar debía encender sus luces de emergencia para hacérselo saber a los sacerdotes encargados de dar la comunión.

Los organizadores colgaron en su página web los cantos previstas para la eucaristía, que los fieles debían llevar impresos de casa.

La desescalada que comenzó el pasado lunes en Francia permite a la gente desplazarse hasta cien kilómetros en torno a sus domicilios, algo que la diócesis de Chalôns en Champagne no quiso desaprovechar para "mostrarse inventiva, dentro del respeto de las normas sanitarias, y reunir a los fieles de forma que les permita estar estrictamente separados".

Francia bajó este sábado del centenar de personas muertas por la COVID-19 en las últimas 24 horas, para sumar un total de 27.625 fallecimientos desde el comienzo de la epidemia.

(c) Agencia EFE