Misa al aire libre: reacciones en redes sociales por la interrupción del evento en Temperley

·3  min de lectura
Policías suspenden una misa en Temperley e intentan explicar los motivos de la interrupción a los fieles
Policías suspenden una misa en Temperley e intentan explicar los motivos de la interrupción a los fieles

Se trataba de una misa de celebración de la primera comunión. Una celebración religiosa de fin de semana, al aire libre, que se desarrollaba normalmente y, según el sacerdote -conocido como padre Tito en la comunidad- se respetaban las medidas de protección dispuestas por el Ejecutivo ante el pico de contagios de la segunda ola de coronavirus. Sin embargo, todo cambió cuando dos policías llegaron al lugar, subieron al altar, y pidieron al párroco que terminara con la misa. Desde el punto de vista oficial, tal como informaron en el ministerio de Seguridad a LA NACION, esta reunión fue interrumpida porque “incumplía abiertamente con la normativa en lo que respecta a las restricciones para bajar la curva de contagios del Covid-19″.

Sin embargo, y tal como quedó registrado en diferentes videos publicados en redes sociales, el padre Tito intentó explicar que desde su punto de vista el protocolo estaba siendo respetado. Los fieles comenzaron a exaltarse. Pero el cura los calmó y pidió dialogar en calma. También de esa forma, con tranquilidad, se dio finalmente por terminada la celebración.

Fuentes del gobierno de la provincia aclararon que para este tipo de encuentros rige el mismo que para las reuniones sociales, con un máximo de 10 personas.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

“La ley exige una capacidad máxima del 30% del lugar donde uno se puede reunir”, dijo el sacerdote, y añadió: “Acá entran 400 personas y no llegan a 120 los presentes”. Por otro lado, desde la policía indicaron: “Se procedió a mantener una entrevista con el párroco a cargo de la misa, el cual -junto a las personas que se encontraban en el lugar- procedieron a desalojar de manera pacifica”. Este hecho tuvo un notorio impacto en las redes sociales. Y generó diversas respuestas y comentarios.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

En el texto del Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) (Decreto 287/2021) que firmó el presidente Fernández, el artículo 16 hace alusión a las actividades suspendidas y sus excepciones. En el documento se aclara que “todo tipo de eventos culturales, sociales, recreativos y religiosos en lugares cerrados que impliquen concurrencia de personas” quedan suspendido, “salvo que funcionen al aire libre”.

También surgieron las primeras críticas de la oposición. La concejal Romina Cayón de La Plata (Juntos por el Cambio) fue una de las personas que se expresó en Twitter: “No puedo creer lo que veo. No sé qué es peor, que usen a la policía para interrumpir una misa (con el desastre de inseguridad que hay) o que francamente ya no te dejen ni creer ni rezar”.

Por otro lado, el diputado nacional Waldo Wolff, expresó sobre el incidente: “Es el costo de darle poder a un déspota. ¿Algún responsable político de la PBA va a dar explicaciones? Mañana haremos pedido formal. Se puede rezar al aire libre o solo hacer actos del PJ en la quinta de olivos? Admiro la templanza del cura”.