LA OTRA MIRADA: Irán y sus Historias Secretas, Bansky, las minas de Tanzania, Shanghái y un remanso en Kiev

·4  min de lectura
Edición fotográfica de Dante Cosenza
LUIS TATO
Edición fotográfica de Dante Cosenza
ATTA KENARE


Isfahan, Irán, mayo 2022. HISTORIAS SECRETAS. Hay una historia ahí. O varias. Para conocerlas, no solo habría que estar allí donde estuvo el fotógrafo, sino también hablar la lengua de las personas retratadas; sobre todo, acceder a algo más que la nada que habitualmente nos llega acerca de Irán. Es tan poco lo que cada quien conoce de este mundo interconectado. Es tan infinitamente poco lo que conocemos de Irán. Con suerte, algún registro de su sofisticada filmografía. Con muchísima más suerte, algo de su profunda y legendaria tradición poética. Con menos fortuna, lo poco que los titulares internacionales tienen para decir sobre su gente, los de a pie; los que, como en esta foto,se detienen a descansar en el Puente Khaju –joya de la arquitectura persa– en la ciudad de Isfahan. Velos y celulares, huella occidental e impronta oriental: todo entreverado; una partitura tan magnética como indescifrable para miradas ajenas. (Texto de Diana Fernández Irusta) (ATTA KENARE/)

Edición fotográfica de Dante Cosenza
MARTIN BERNETTI


Santiago de Chile, mayo 2022. SIN LIMITES. Banksy no deja de llamar la atención sobre aquello que molesta, perturba, incomoda. Sus temáticas giran en torno a esas piedras en el zapato que siempre interpelan por el egoísmo y los prejuicios que la corrección política imperante obliga a disimular. Las palomas con sus carteles contra los inmigrantes están apoyadas sobre una línea negra, difusa en algunos puntos. Los dos hombres que probablemente cuelgan otra de sus obras también están apoyados, pero sobre escaleras. A diferencia de las palomas, que pueden volar, los seres humanos no tenemos esa capacidad. Ellas pueden agitar las alas y ser libres cuando les plazca, mientras que los trabajadores no tienen más remedio que bajarse y volver a tierra. Que la exhibición que están preparando se llame Sin límites ojalá ayude a todos a volar con su arte en Chile. Ojalá pase lo mismo cuando pronto desembarque en la Argentina. (Texto de María José Rodríguez Murguiondo) (MARTIN BERNETTI/)

Edición fotográfica de Dante Cosenza
LUIS TATO


Nyarugusu, Tanzania, mayo 2022. A CIELO ABIERTO La mirada del hombre parece condensar varias cosas: admiración, dudas, incredulidad. En Tanzania, tierra rica en minerales donde el oro concentra más del 90% de las exportaciones, no es común ver mujeres abocadas a la minería a cielo abierto y no precisamente porque no se dediquen a ello. Agrupadas, acaso para darse valor, varias de ellas han decidido ponerse en la primera línea de esta actividad artesanal y de pequeña escala que las relegó históricamente en una región donde fueron víctimas de violencias de todo tipo. Un informe de la OIT (Organización Internacional del Trabajo), de hecho, señaló que allí las mujeres ingresan desde niñas en estos ámbitos y no solo subrayó los peligros a los que se exponen, sino que exigió que obtengan los mismos reconocimientos que los hombres. Y que salir a la luz, para ellas, deje de ser solo una metáfora. (Texto de Violeta Gorodischer) (LUIS TATO/)

Edición fotográfica de Dante Cosenza
Ng Han Guan


Shanghai, junio 2022. VISPERA La foto es de anteayer, en la víspera de que el gobierno chino levantara el confinamiento total en Shanghái, luego del último brote de Covid, que encerró durante dos meses en sus casas a los 24 millones de habitantes que tiene el área metropolitana de esta ciudad, la más poblada de China (Chongqing tiene más habitantes en su región administrativa, pero en la ciudad propiamente dicha son 18 millones) y una de las más pobladas del planeta. Los números no son un dato menor. China controló la pandemia del mismo modo que en los brotes anteriores, pero esta vez, en Shanghái, con los habitantes exhaustos por los encierros previos, el método de la mano dura empezó a crujir, se resintió la economía y se difundieron escenas que parecían salidas de la ciencia ficción más distópica. Sin embargo, y solo porque los humanos somos paradójicos y adaptables, en la víspera hubo júbilo y selfies. (Texto de Ariel Torres) (Ng Han Guan/)

Edicion fotografica de Dante Cosenza
Natacha Pisarenko


Kiev, junio 2022. FUERA DE ESCENA Un momento, podría decirse, bucólico. Y la primera impresión, llegada de la pródiga mesa de los lugares comunes: esos pañuelos, los rostros que un poco se adivinan tras ellos, los monoblocks al fondo; esta escena se capturó en algún lugar de Europa del Este. En la tímida primavera de alguno de esos países que siempre asoman tan lejos, tan dificultosamente cerca. Pues bien, resulta que el lugar es Borodyanka, en las afueras de Kiev. El encuadre –ese respiro bajo los árboles, el lago que promete silencio– saca de escena todo aquello que en los últimos tiempos nos acostumbramos a ver en Ucrania. Hay otras fotos, también de esta zona y tomadas esta misma semana, donde la vida deja ver sus costuras amables, pero asomando por entre las siluetas exhaustas de los edificios bombardeados. En este caso, la fotógrafa eligió un remanso. Y no está mal que lo haya hecho.(Texto de Diana Fernández Irusta) (Natacha Pisarenko/)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.