La mirada infantil ante el Covid, en el cine

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 22 (EL UNIVERSAL).- Algunos niños, durante el confinamiento por el Covid-19, aprovecharon el tiempo para hacer cortometrajes y presentarlos al público esta semana, online. Lo harán en el marco del Festival de Cine Infantil Churumbela, que en edición 2020 será virtual del 27 de noviembre al 1 de diciembre, presentando más de 90 cortos en su programación.

"Hay una categoría llamada Minicineastas y en ella los niños cuentan su vivencia en esta pandemia, sus anécdotas; creo que si hay alguno bueno en ella es que los ha hecho más conscientes de la unión familiar, de la manera en cómo manejar la basura o no lastimar a otros; hay cortos que se llaman No contamines con el bullying o Monstruos de basura", precisa Michelle Raguth, directora del certamen. Otras categorías que estarán disponibles de manera gratuita, en la página del festival: Cuentos y leyendas; Familia y amigos; Imaginación y Artistas y canciones, conformado por cortos procedentes de distintos países.

También habrá en Churumbela, detalla Roguth, taller de actuación impartido por Esteban Soberanes y tutoriales como uno para maquillarse como zombi. A las comunidades donde Internet es un problema, se les enviará un kit con una mini guía impresa del proceso cinematográfico, con formatos de escaletas para story board, ángulos de cámara y más.

"La edición de este año es retadora y atípica, pero vamos a aprovechar nuestra capacidad de resiliencia para adaptarnos y poder trabajar, el instinto de aprendizaje y gusto por el cine va a lograr que atravesemos distancia: 90% será online y sólo habrá dos funciones en autocinema, no habrá riesgo de contagio, le apostamos a la vida", subraya. Churumbela arrancará con Corazón de mezquite, de Ana Laura Calderón, sobre una niña que desea estar en la música.

"Hacer una edición virtual es igual de costoso que una presencial, los procesos se cambiaron; la gente cree que lo digital es más económico y no, todo debe subirse con calidad y eso cuesta, como haber tenido carpas, darles su lunch a los niños (asistentes), la estructura es igual de robusta", expresa la ejecutiva.