En la mira: un huracán judicial amenaza a los líderes americanos

LA NACION

MADRID.- Cada uno tiene su pesadilla: la destitución, la cárcel, el destierro. El peligro cierto de un destino en cualquier caso dramático emparenta a figuras políticas en apariencia tan diferentes como Donald Trump, Luiz Inacio Lula da Silva y su enemigo, Michel Temer; Nicolás Maduro, Ollanta Humala, o Juan Manuel Santos.

De Estados Unidos a Brasil, un huracán judicial recorre América y amenaza a presidentes, ex mandatarios y candidatos a serlo, sometidos a un duelo contra actores que escapan a su control. Jueces y fiscales especiales sacuden el mapa del poder en la región y están en condiciones de hacerlo irreconocible antes de que termine este año.

La condena a Lula a nueve años y medio de cárcel por corrupción y lavado fue esta semana el último gran impacto de un año signado por las noticias judiciales. "No importan cuán alto estés. La ley siempre está por encima de vos", escribió el juez federal de Curitiba Sergio Moro, en el fallo cumbre de la gigantesca operación Lava Jato. El ex presidente brasileño recogió el guante, mientras tramita la apelación que podría salvarlo del encierro.

Denunció una persecución y confirmó que intentará competir por la presidencia de Brasil en 2018. Una aventura posible, a juzgar por el nivel de popularidad que retiene (encabeza las encuestas). "Sólo el pueblo tiene el poder de decretar mi fin", advirtió.

Su discurso parecía una versión apasionada de la retórica de Trump en Twitter. Al jefe de la Casa Blanca lo acorrala el escándalo de la supuesta injerencia rusa para boicotear la campaña presidencial de su rival Hillary Clinton. El fiscal especial Robert Mueller lo investiga por un posible delito de obstrucción a la justicia, a raíz de la sospecha de que ordenó al destituido jefe del FBI James Comey que abandonara las pesquisas del Rusiagate.

"Están siendo testigos de la mayor CACERÍA DE BRUJAS en la historia política de Estados Unidos", escribió Trump cuando el mes pasado se conoció la apertura del caso, que si derivara en una acusación abriría la puerta del impeachment.

Ya en febrero, apenas asumido, había acusado al juez que frenó el veto a inmigrantes de siete países musulmanes: "No puedo creer que un magistrado pueda poner a nuestro país en semejante peligro. Si algo pasa, cúlpenlo a él y al sistema judicial".

También Maduro grita una conspiración desde que en mayo la fiscal general Luisa Ortega desertó del chavismo y rechazó la convocatoria de una Asamblea Constituyente pensada para acorralar a la oposición. Estalló otra guerra de poderes en Venezuela, con un Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que juega en el bando del presidente.

"Se están sucediendo acontecimientos que desafían la idea de que hay personas intocables", señala Alejandro Salas, director de Transparencia Internacional para las Américas. Destaca que será fundamental ver cómo afectará a ese proceso la actuación de Trump.

"Washington colaboró en las grandes investigaciones de corrupción y jugó históricamente un papel muy importante como una especie de autoridad moral. ¿Qué mensaje recibirá un líder de otro punto del mundo si el presidente de Estados Unidos denigra a los jueces o dice que los periodistas son unos mentirosos?", agregó Salas.

Jacob Parakilas, investigador del think tank británico Chatham House, puntualiza que el destrato de Trump a las instituciones puede dejar una marca de largo plazo. "Si su presidencia fuera breve, si no es reelegido o resulta destituido, impulsaría a futuros sucesores a mostrarse bien distintos a él. Pero si triunfa, si consigue adaptar el gobierno a su imagen, puede sentar un precedente muy serio."

La investigación de la trama rusa avanza a fuerza de novedades sorprendentes, como los mails entre su hijo Donald Jr. y allegados al presidente Vladimir Putin que le ofrecían información para dañar la candidatura de Hillary.

El fiscal Mueller -72 años, ex director del FBI y con fama de intransigente- se ha mostrado impávido ante los intentos de Trump de desprestigiarlo. El poder de Washington contiene la respiración.

En Brasil algo similar provocan Moro y el fiscal general Rodrigo Janot, que denunció a Temer de haber cobrado durante años sobornos de la empresa JBS.

Temer esquivó la primera bala esta semana, cuando una comisión parlamentaria desestimó la acusación. Pero aún debe superar una votación en el pleno de Diputados que puede disparar su caída.

Si dos tercios de los representantes (342 de un total de 513) apoyan la acción penal, la denuncia se elevaría entonces al Supremo Tribunal Federal que puede determinar el alejamiento de Temer de su cargo por hasta 180 días, mientras la Corte lo juzga.

Expansión

Pero el alud brasileño se desparrama por toda América latina. Los focos se posaron anteayer en Perú cuando Humala y su esposa, Nadine Heredia, se entregaron a la policía. El juez Richard Concepción les dictó 18 meses de prisión preventiva por el supuesto cobro de tres millones de dólares de sobornos pagados por la constructora Odebrecht para la campaña de 2011. Por cargos similares está prófugo en Estados Unidos su antecesor, Alejandro Toledo.

Humala, que gobernó el país entre 2011 y 2016, negó la acusación, y afirmó que se trata de una "persecución política".

En Colombia, la Fiscalía General concluyó esta semana que Odebrecht financió en 2014 las campañas del actual presidente, Juan Manuel Santos, y de su principal rival, el uribista Óscar Iván Zuluaga. La investigación ensombrece el futuro de Santos, último Premio Nobel de la Paz y artífice del acuerdo con las FARC.

Con los informes de la fiscalía y sus propias investigaciones, el Consejo Nacional Electoral deberá determinar si las campañas de Santos y Zuluaga violaron la ley colombiana en 2014 al recibir dinero de Odebrecht, ya que ésta prohíbe recibir donaciones de empresas extranjeras.

El caso de la empresa multinacional brasileña aterrizó también en Venezuela de la mano de la fiscal Ortega, que imputó a la esposa y la suegra del ex ministro Haiman El Troudi, hombre fuerte del madurismo. Horas después, el TSJ le recortó drásticamente sus facultades.

Ella resiste. En dos meses pasó de ser un sostén clave del régimen chavista a convertirse en un emblema de la resistencia.

"Cada Mandela necesita un De Klerk", opina el abogado Roberto Marrero, defensor del preso político opositor Leopoldo López. La referencia al último presidente sudafricano del apartheid explica por qué los antichavistas adoptaron a la fiscal sin dudar. Creen que quitar a Maduro del poder requiere ganarse el apoyo de figuras del régimen.

El desafío judicial al poder se extiende. En Guatemala, el presidente Jimmy Morales sufrió en enero pasado la detención de su hermano y su hijo en una causa por corrupción. Ricardo Martinelli, ex presidente de Panamá, pasa sus días en una cárcel de Miami, acusado de enriquecimiento ilícito. Él prefiere el destierro a volver a un país donde manda su ex vicepresidente, Juan Carlos Varela.

Y sólo va medio año. Todavía quedan infinitos secretos del caso Odebrecht, con ramificaciones capaces de desatar nuevas crisis de poder en México, Chile, Ecuador y la Argentina.

Una ola de casos que recorre el continente

En varios países, presidentes y ex mandatarios son investigados por la justicia

Brasil

El ex presidente Luiz Lula da Silva fue condenado esta semana por corrupción y lavado a nueve años y medio de prisión. En tanto, la continuidad de Temer en el poder se jugará en la Cámara de Diputados; si dos tercios de los legisladores apoyan la acción penal, la denuncia llegaría al Supremo Tribunal Federal

EE.UU.

El avance de las investigaciones por el Rusiagate se convirtió en la principal amenaza para Trump

Perú

Por Odebrecht hay dos ex presidentes en problemas: Toledo, prófugo, y Humala, en prisión preventiva

Colombia

La fiscalía investiga aportes de Odebrecht a la campaña de Santos en las elecciones de 2014

Venezuela

Odebrecht reconoció haber pagado al gobierno chavista cerca de US$ 98 millones en sobornos