Los ministros europeos debatirán un fuerte aumento de la financiación espacial

Conferencia del IAC sobre exploración espacial en París

PARÍS, 22 nov (Reuters) - Los ministros europeos se reúnen en París para negociar un aumento de más del 25% en la financiación en proyectos para el espacio durante los próximos tres años, mientras Europa busca mantener el liderazgo en la observación de la Tierra, ampliar los servicios de navegación y seguir siendo un socio clave en la exploración.

La Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) ha pedido a sus 22 naciones que respalden un presupuesto de 18.700 millones de euros para 2023-25, por encima de los 14.500 millones de euros de su última cumbre trienal en 2019, en un contexto de presión sobre las finanzas públicas, así como de la guerra en Ucrania.

"Hay muchos puntos de vista en los Estados miembros (...) y la voluntad de encontrar el camino a seguir", dijo Anna Rathsman, que preside el consejo de la agencia, en la víspera de las conversaciones del 22 y 23 de noviembre.

Días después del lanzamiento sin tripulación del nuevo cohete lunar de la NASA que lleva un módulo de servicio europeo, la reunión de París revisará los planes de un nuevo módulo de aterrizaje logístico para la luna, Argonaut.

Otras iniciativas incluyen la ampliación del sistema de navegación global europeo a la órbita baja de la Tierra y la puesta en marcha de una nueva misión por satélite, Harmony, para ampliar la investigación sobre el clima.

Los ministros tratarán de cerrar una estrecha brecha en la financiación de los cohetes Ariane 6 y debatirán el futuro de los nuevos microlanzadores.

Los países de la ESA también debatirán un enfoque de "cero residuos" en el espacio, en un momento en el que el conflicto de Ucrania ha puesto de manifiesto la rápida expansión de constelaciones de satélites como la de Starlink, de SpaceX.

En una entrevista reciente, el director general de la ESA, Josef Aschbacher, instó a una rápida acción global para hacer frente a la congestión en la órbita baja de la Tierra, incluyendo la prohibición de las pruebas de armas antisatélite o ASAT, por sus siglas en inglés.

Aunque son poco frecuentes, estas pruebas han alimentado la preocupación por la militarización del espacio, que convive de forma incómoda con los usos comerciales y pacíficos del espacio, sin los cuales, según Aschbacher, "la sociedad se desmoronaría".

Incluso sin estas amenazas, el gran número de satélites y fragmentos de desechos en la órbita baja de la Tierra es motivo de preocupación.

"Habrá accidentes; es de esperar (...) La cuestión es cuánta energía se pone en evitar los accidentes", dijo Aschbacher.

"Es un problema para todos; creo que en primer lugar para los que operan grandes constelaciones (...) Es un problema que debe abordarse a nivel mundial con todos los implicados".

COMERCIALIZACIÓN DEL ESPACIO

Aschbacher también destacó el impulso para que en 2030 todos los satélites se pongan en órbita de forma sostenible, con un plan para eliminarlos de forma segura al final de su vida útil.

"Si se lleva algo a un parque nacional, hay que retirarlo en términos de basura. Veo las órbitas de forma similar; si ponemos un satélite, tenemos que garantizar que lo retiramos".

Europa quiere mejorar su participación en la comercialización del espacio, dominada por empresas estadounidenses como SpaceX.

La inversión privada en el espacio se disparó un 86% entre 2017 y 2021 a nivel mundial, pero solo un 14% en Europa.

Las empresas europeas no han conseguido "ni de lejos" tanto capital como en Estados Unidos, donde los organismos públicos suelen permitir a las empresas firmar contratos a largo plazo y atraer a más socios privados, según el Instituto Europeo de Política Espacial.

Aunque se centra en los presupuestos públicos, la ESA afirma que ha llegado a unos 18 acuerdos con empresas de capital riesgo para promover el espacio.

"No es una escasez de ideas; es una escasez de financiación para avanzar en la comercialización", dijo Aschbacher.

(Reporte de Tim Hepher; editado en español por Flora Gómez)