El ministro de Turismo de Uruguay, sobre el cierre de fronteras: "Hemos tomado la decisión con mucho dolor"

LA NACION
·2  min de lectura
Germán Cardoso ratificó la decisión del gobierno de Lacalle Pou
Fuente: Archivo

El ministro de Turismo de Uruguay, Germán Cardoso, lamentó públicamente la decisión del gobierno de Luis Lacalle Pou de cerrar sus fronteras en la temporada de verano para evitar los contagios de coronavirus y envió un mensaje a los ciudadanos de otros países que estaban interesados en vacacionar en su país.

"Queridos hermanos argentinos, brasileños, chilenos, paraguayos, del resto de la región y del mundo, este verano no vamos a poder recibirlos como lo hacemos cada verano. Quiero que sepan que es una decisión que hemos tomado con mucho dolor. Como uruguayos y anfitriones con gran vocación de servicio, nada nos gustaría más que compartir una temporada con ustedes", dijo el funcionario uruguayo, y ratificó así que en la próxima temporada no se abrirán las fronteras por la pandemia.

Fuerte movilización en rechazo a la usurpación del campo que denunció Etchevehere

Todos los años Uruguay recibe alrededor de 3.500.000 visitantes, en su gran mayoría provenientes de Brasil y la Argentina. El verano que se acerca será la excepción. "Siempre hemos sido muy agradecidos y los recibimos de brazos abiertos pero este año no va a poder ser así", continuó Cardoso. Y se mostró "confiado" en que la situación "podrá revertirse a mediano plazo y volveremos a recibirlos de la misma manera que siempre".

Millones de turismo llegan a las playas uruguayas todos los años para descansar; este año será la excepción
Fuente: Archivo - Crédito: Diego Lima

"Cuando esto pase los esperamos para el reencuentro", concluyó el funcionario uruguayo. El presidente Lacalle Pou anunció esta semana que el país no abrirá sus fronteras en la próxima temporada turística del verano debido al aumento de los casos de coronavirus. Según expresó el mandatario, solo podrán ingresar los extranjeros con residencia uruguaya y deberán cumplir con una cuarentena obligatoria.

El cierre de las fronteras de Uruguay tiene como efecto colateral una mayor demanda de los alquileres en la costa atlántica argentina u otros destinos locales. Incluso, para algunos propietarios de casas o departamentos en lugares vacacionales, este verano será un buen negocio. Mientras tanto, se espera un incremento en los precios, tanto en la costa o en countries o barrios cerrado.