Primer ministro sudanés dice que pactó con militares para evitar más muertes

·2  min de lectura

Jartum, 24 nov (EFE).- El primer ministro de Sudán, Abdalá Hamdok, justificó hoy su acuerdo con los militares para volver a encabezar el Gobierno un mes después de ser depuesto por un golpe de Estado en que con ello busca evitar un mayor "derramamiento de sangre".

En una entrevista con el canal de televisión local Sudán 24, Hamdok dijo que ha aceptado el acuerdo "para evitar el derramamiento de la preciosa sangre de los sudaneses".

El pasado día 21, Hamdok firmó un pacto con el comandante en jefe del Ejército, Abdelfatah al Burhan, para intentar poner fin a la crisis generada por el golpe de Estado militar del pasado 25 de octubre.

Desde la asonada, al menos 41 personas han muerto y cientos han resultado heridas, muchas de ellas de bala, por la represión de las protestas en contra del golpe, según el independiente Comité de Médicos.

Además, Hamdok defendió que el acuerdo "permite la recuperación de la agenda de la transición democrática" que arrancó en Sudán en 2019 mediante un pacto entre militares y civiles a continuación de la caída del dictador Omar al Bashir, derrocado por el Ejército tras meses de protestas en las calles.

Hamdok reiteró que el artículo principal de su pacto con Al Burhan, establece "una fecha fija de la conclusión del periodo transitorio con la que se celebrarán las elecciones que conducirán a la entrega de la autoridad a las personas votadas".

Dicha fecha, como ya se había comprometido el líder militar nada más dar el golpe de Estado es julio de 2023.

Respecto al gobierno que han acordado formar, y que volverá a estar presidido por Hamdok, dijo que estará conformado por "tecnócratas independientes que se van a elegir por amplias negociaciones con las entidades, partidos y personas independientes que firmaron el acuerdo".

Dicho pacto fue suscrito por una serie de organizaciones políticas y civiles, pero entre estas no estaban las Fuerzas de la Libertad y el Cambio, una alianza de partidos políticos, asociaciones y grupos civiles que surgió de la revolución que acabó con la caída de Al Bashir y que había compartido el poder con los militares hasta la asonada.

Aunque Hamdok reconoció que el pacto establece que el Consejo Soberano, máximo órgano de poder en Sudán, presidido por Al Burhan, supervisará la tarea del nuevo ejecutivo, añadió que no podrá interferir en su trabajo.

"Mientras yo presida la autoridad ejecutiva voy a protegerla de cualquier intervención", manifestó.

En su primera medida tras reasumir el puesto, el primer ministro ordenó este miércoles la suspensión de todas las destituciones y nombramientos en las instituciones gubernamentales efectuados desde el golpe de Estado.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.