El primer ministro peruano insta a la unidad pese a denunciar un golpe de Estado

Lima, 4 nov (EFE).- El primer ministro de Perú, Aníbal Torres, reiteró este viernes su llamado a la unidad entre los poderes Ejecutivo y Legislativo y aseguró que el Gobierno del presidente Pedro Castillo no está "en guerra" con el Congreso, aunque denunció que un sector de la oposición está trabando "un golpe de Estado".

"En el gobierno central hay que afrontar todas las dificultades, todo el trabajo que viene haciendo un sector de la oposición para dar un golpe de Estado mediante la vacancia (destitución) presidencial, la suspensión de la Presidencia, la renuncia o la acusación constitucional", declaró Torres durante una actividad oficial en el norteño departamento de Piura.

Así, el primer ministro replicó lo denunciado por Castillo, quien en repetidas ocasiones ha acusado a un sector de la prensa, de la oposición política y del Poder Judicial de haber creado una suerte de "complot" en su contra para sacarlo del poder mediante lo que calificó como una "nueva modalidad de golpe de Estado".

Castillo hizo su acusación por primera vez un día después de que la fiscal de la Nación (general), Patricia Benavides, presentara ante el Congreso una denuncia constitucional contra el jefe de Estado por presuntamente liderar una supuesta organización criminal que, según el Ministerio Público, obtuvo dinero ilícito de licitaciones fraudulentas de obras públicas.

La denuncia constitucional contra Castillo está ahora en manos de la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales del Parlamento, donde varios diputados de la oposición están recolectando firmas para presentar una tercera moción de vacancia presidencial.

Sobre este nuevo intento de destitución, Torres denunció la existencia de supuestas "amenazas y abusos" hacia congresistas que se niegan a suscribir el documento de la vacancia contra Castillo, quien, desde que asumió el poder en julio de 2021, ya sorteó dos intentos fallidos de la oposición para destituirlo.

"Allí están (los congresistas) donado pena, recolectando firmas, obligando a algunos de sus correligionarios por la fuerza para que suscriban este documento y eso es atacar la dignidad de la persona, la libertad de la persona y eso no se debe hacer porque en democracia las decisiones se toman no solamente por unanimidad, sino por mayoría", dijo Torres.

"No podemos tolerar el atropello, no nos podemos quedar tranquilos frente a esos hechos. Paren con las amenazas, paren el abuso", esgrimió.

En otro momento, el jefe del gabinete ministerial criticó el accionar del Ministerio Público y de los medios de comunicación, pero hizo también un llamado a la unidad "para sacar al país" y eliminar "los odios, los rencores" y los enfrentamientos.

"No podemos estar en esa dura batalla de enfrentamiento. Nosotros no estamos en guerra con nadie", sentenció antes de reiterar el pedido a "trabajar juntos" para satisfacer las "múltiples necesidades" que tiene el país.

(c) Agencia EFE