El ministro Martín Soria criticó a la Corte Suprema y a su presidente, Horacio Rosatti: “Hay una desbocada concentración de poder”

·4  min de lectura
Martín Soria, ministro de Justicia y Derechos Humanos
Martín Soria, ministro de Justicia y Derechos Humanos - Créditos: @Captura

El ministro de Justicia, Martín Soria, embistió con dureza contra la Corte Suprema y su presidente, Horacio Rosatti, por ejercer una “desbocada concentración de poder” desde que asumió, hace dos meses, la titularidad del Consejo de la Magistratura el cual devino, según Soria, en un órgano “corporativo y desequilibrado” en su composición.

El ministro concurrió a la Cámara de Diputados para insistir en la sanción de una nueva ley de Consejo de la Magistratura. La visita fue esta mañana, un día después de que la Corte rechazara todos los recursos que la vicepresidenta Cristina Kirchner había presentado para frenar el avance de la causa Vialidad, la única por la que enfrenta un juicio oral en marcha.

En su exposición, Soria cuestionó la “parálisis” en la que está sumido -según advirtió- el organismo encargado de seleccionar y sancionar a los magistrados desde que la Corte Suprema asumió su presidencia.

Las 10 incongruencias que motivaron a la fiscal a investigar por supuesto terrorismo a la tripulación

“Pasaron 50 días desde que la Corte se metió por la ventana en el Consejo sin que este cuerpo lograra reunirse para sesionar. Aún los consejeros debaten cómo funcionar. Esta parálisis no es gratuita, no es inocua”, asestó Soria, quien sugirió que habría motivaciones políticas detrás esta situación. “Esta desbocada concentración de poder llevó a paralizar el organismo. La Corte Suprema toma intervención cuando en el medio se vienen dando causas judiciales bastante escandalosas en distintos fueros”, enfatizó.

El ministro Soria reiteró sus críticas al fallo del 16 diciembre pasado por el cual el máximo tribunal declaró inconstitucional la ley del Consejo de la Magistratura que fuera impulsada en 2006 por Cristina Kirchner; dicha norma redujo de 20 a 13 los miembros que integraban el organismo desde 1998 y eliminó la representación del máximo tribunal en el cuerpo encargado de seleccionar y sancionar a los magistrados.

Horacio Rosatti, presidente de la Corte Suprema y del Consejo de la Magistratura
Horacio Rosatti, presidente de la Corte Suprema y del Consejo de la Magistratura


Horacio Rosatti, presidente de la Corte Suprema y del Consejo de la Magistratura

“Más que un fallo jurídico es un fallo político, instrumentado con la apariencia de un fallo judicial”, sostuvo Soria, quien advirtió, una vez más, que al restituir la norma de 1997, derogada por el Congreso, “la Corte Suprema sentó un gravísimo precedente que atenta directamente contra la división de poderes”.

El ministro concurrió al plenario de las comisiones de Justicia y de Asuntos Constitucionales para defender el proyecto que tuvo media sanción del Senado en abril pasado a instancias del oficialismo. Sin embargo, la iniciativa no prospera en la Cámara baja ante el rechazo de Juntos por el Cambio y los reparos de Graciela Camaño, diputada del interbloque Federal y miembro del Consejo.

Camaño insistió en que la Corte debía estar representada en el Consejo de la Magistratura aunque, a su juicio, no debía presidir el organismo. “Yo creo que la Corte tienen que estar y tiene que tener un rol importante porque tiene la mejor observación respecto de la administración y los reglamentos”, enfatizó la legisladora, quien, además, criticó con dureza la media sanción del Senado. “Es inconstitucional y está muy mal redactada”, sentenció.

Soria buscó tender puentes con Camaño, a sabiendas de que su voto y el de su interbloque son cruciales a la hora de alcanzar la mayoría en la Cámara baja. “Una cosa es que [el máximo tribunal] lo integre y otra que lo presida. En nuestro proyecto no hay impedimento para que ninguno de los estamentos integre el Consejo. Va en la misma línea del proyecto que presentó el anterior gobierno en 2017. Lo que sí creo es que es incompatible que concentre tantas atribuciones. Esto fue lo que inspiró a los convencionales constituyentes en 1994 al redactar el artículo de creación del Consejo”, sostuvo.

Por su parte, el diputado Pablo Tonelli, de Juntos por el Cambio, ratificó el rechazo de su bancada a la media sanción del Senado e insistió en que la Corte Suprema no solo debe estar representada en el Consejo de la Magistratura sino, además, debería presidirla.

“No tengo dudas de que la Corte Suprema es una instancia más que debería estar presente en el Consejo. En el breve tiempo en el que funciona con su nueva composición, juzgo que ha sido muy beneficiosa la presidencia del cuerpo por parte del titular de la Corte Suprema. Lentamente comenzó a funcionar con las adecuaciones necesarias a su nueva integración, pero funciona eficientemente”, sostuvo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.