Italia: el presidente Sergio Mattarella disolvió el Parlamento y llamó a elecciones anticipadas

·7  min de lectura
AFP - HANDOUT

El presidente de Italia, Sergio Mattarella, anunció este jueves la disolución del Parlamento, que de facto supone la convocatoria de elecciones anticipadas para finales de septiembre. El mandatario tomó la decisión tan solo horas después que el primer ministro Mario Draghi renunciara a su cargo luego que la coalición gobernante se desmoronara el miércoles en la moción de confianza a la que se sometió.

Mattarella expresó que fue inevitable tomar la decisión, pues la situación actual del país “no permite pausas en la toma de las acciones necesarias para enfrentar los efectos de la crisis económica y social”, y se refirió en especial a la creciente inflación que afecta a todo el territorio, provocada en gran parte por los precios de la energía y alimentos, afectando principalmente a los hogares y las empresas.

“La discusión, la votación y la forma en que se hizo la votación ayer en el Senado, dejó en claro que no hay apoyo parlamentario al Gobierno y la falta de nuevas oportunidades para una nueva mayoría. Esta condición hizo inevitable la disolución anticipada de las cámaras”, manifestó el presidente italiano.

Expertos han advertido que el colapso del Gobierno solo podría generar más complicaciones sociales, retrasar la puesta en marcha de los presupuestos, poner en riesgo los fondos de recuperación postpandemia de la Unión Europea y provocar la caída de los mercados.

Además, pronostican que la ultraderecha podría hacerse con el poder en las elecciones anticipadas que se celebrarán el 25 de septiembre.

Según un sondeo de la empresa ‘SWG’ realizado el 19 de este mes, el partido Hermanos de Italia que tiene sus raíces en el neofascismo, actualmente cuenta con la mayor intención de voto con un 23,9%. Para alcanzar la mayoría precisaría el apoyo de la Liga, la formación que lidera Matteo Salvini, que obtendría el 14% de las encuestas; y la Forza Italia de Silvio Berlusconi, que se haría con el 7,4% de la intención de voto.

El Partido Democrático, de centroizquierda, le sigue a los Hermanos de Italia con un 22,1 por ciento, por lo que podría verse en la necesidad de aliarse con el Movimiento Cinco Estrellas, de izquierda populista, que cuenta con un 11,2% en las encuestas, para poder tener una oportunidad de vencer a la derecha.

Renuncia del primer ministro

En una reunión matutina en el Palacio del Quirinale, el primer ministro, Mario Draghi, presentara este 21 de julio su renuncia al presidente Sergio Mattarella, que ya había rechazado una oferta similar del premier la semana pasada.

Sin embargo, esta vez el mandatario aceptó su dimisión y le pidió que continúe en el cargo en calidad de interino, hasta que sea formado un nuevo Gobierno, según señaló un comunicado difundido por la oficina del jefe de Estado.

“Gracias por todo el trabajo realizado juntos en este período”, afirmó Draghi en una sesión ante la Cámara de Diputados, justo antes de dirigirse al encuentro con Mattarella. Claramente conmovido por los aplausos que recibió allí, dijo en broma que incluso los jefes de los bancos centrales tienen corazón, en referencia al cargo que ocupó anteriormente y que lo catapultó a la política de su país.

La renuncia de Draghi se produce a pesar de los pedidos para que permaneciera en el cargo, incluidas las voces de los líderes mundiales que lo ven como un dirigente fundamental no solo para garantizar la estabilidad en Italia, sino como un socio en la región para enfrentar los desafíos de la guerra de Rusia en Ucrania.

Una muerte gubernamental anunciada

La actual coalición de Gobierno se derrumba y Draghi formaliza su salida como primer ministro luego de que tres partidos clave de la alianza: el populista Movimiento Cinco Estrellas (M5S), la Liga, de extrema derecha, de Matteo Salvini, y Forza Italia, de Silvio Berlusconi, no participaron el miércoles 20 de julio en una moción de confianza en el Senado.

El voto fue convocado por el premier básicamente para pedir a los partidos acabar con las divisiones y apostar por la cooperación.

Si bien el primer ministro ganó la moción en la Cámara Alta, la mayoría de senadores no votó y el retiro de sus socios lo dejó sin la amplia mayoría parlamentaria con que contaba.

Pero, ¿cómo llegó Draghi al reciente boicot de sus aliados? La crisis política estalló la semana pasada después de que M5S rechazó una votación sobre un paquete de 26.000 millones de euros, diseñado para ayudar a los italianos a hacer frente a la inflación y los costos energéticos.

El M5S, que recibió más votos en las elecciones de 2018, argumentó que era insuficiente y durante los últimos meses expresó su descontento porque sus prioridades políticas que le presentó en un plan de nueve puntos estaban siendo ignoradas. Entre ellas, un esquema de bonificación de ingresos básicos y viviendas ecológicas.

El Movimiento Cinco Estrellas también mostró su enojo porque el paquete económico impulsado por el premier contenía una disposición para construir una enorme planta incineradora de desechos en Roma.

Entretanto, La Liga y Forza Italia habían pedido un nuevo Gobierno liderado por Draghi, pero sin el M5S, al tiempo que exigían una remodelación del gabinete.

El boicot del M5S al paquete financiero provocó la primera oferta de renuncia de Draghi, pero Mattarella la rechazó entonces y le pidió al primer ministro regresar al Parlamento para informar a los legisladores sobre la situación. Lo hizo el miércoles, apelando a los líderes del partido para que escuchen los llamados a la unidad de los italianos comunes que firmaron peticiones pidiéndole que se quede.

Respaldado por una oleada de apoyo público, el exjefe del Banco Central Europeo había intentado continuar con su Administración con la condición de que su alianza "reconstruyera un pacto de confianza" que les permitiera trabajar juntos para superar grandes desafíos en los próximos meses, pero su cometido no fue alcanzado.

¿“Italia traicionada”?

La prensa italiana coincidió este jueves en expresar su indignación por el panorama surrealista, dado que el país se encuentra lidiando con una inflación y costos de energía altísimos, la guerra de Rusia contra Ucrania y las reformas pendientes necesarias para asegurar el resto de los 200.000 millones de euros en fondos de recuperación de la Unión Europea (UE).

Draghi había liderado la promulgación de esas políticas, así como de medidas para reparar la desigualdad social.

“Vergüenza”, tituló el diario ‘La Stampa’, mientras que “Italia traicionada”, fue el titular en primer plana de ‘La Repubblica’ y “Adiós al Gobierno de Draghi”, señaló ‘el Corriere della Sera’.

El líder demócrata Enrico Letta sostuvo que el Parlamento había traicionado a Italia e instó a los ciudadanos a responder en las urnas. “Que los italianos demuestren en la votación que son más inteligentes que sus representantes”, aseguró.

Algunos expertos señalan que el Gobierno de Draghi, que ha sido uno de los más fuertes partidarios de Ucrania en Europa desde que estalló el conflicto, colapsó en gran parte gracias a los líderes políticos que anteriormente tenían vínculos con el presidente ruso, Vladimir Putin.

De hecho, el exprimer ministro Silvio Berlusconi y líder del partido Forza Italia considera a Putin su amigo. Por su parte, Matteo Salvini, dirigente de La Liga, se opuso a las sanciones de la UE contra Moscú después de su anexión de la península de Crimea en 2014, y el líder de 5 estrellas, Giuseppe Conte, se opuso a la ayuda militar italiana para que Kiev se defendiera de la invasión rusa.

Los Hermanos de Italia han estado aliados durante mucho tiempo con la centro-derecha Forza Italia y la Liga, lo que sugiere que una unión de derecha probablemente prevalecería en cualquier elección e impulsaría a la líder de los Hermanos, Giorgia Meloni, a convertirse en la primera ministra mujer de Italia.

Meloni ha estado buscando elecciones anticipadas desde antes de que estallara la crisis. “La voluntad del pueblo se expresa de una manera: votando. Devolvamos la esperanza y la fuerza a Italia”, manifestó.

Mattarella nombró el año pasado a Draghi como primer ministro, quien se ganó el apodo de "Super Mario" durante su mandato en el Banco Central Europeo por su política de rescate del euro "cueste lo que cueste".

Los partidarios del premier destacan que él y su Gobierno de unidad estuvieron encargados de sacar al país de la pandemia del Covid-19 y sentar las bases para hacer uso de los fondos de recuperación de la UE.

Con Reuters, AP y medios locales

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.