Primer ministro de las Islas Vírgenes Británicas y director del puerto acusados en Miami de cargos de drogas

·2  min de lectura

El primer ministro de las Islas Vírgenes Británicas y el director de los puertos del pequeño territorio caribeño fueron arrestados el jueves en un aeropuerto de Miami por agentes federales bajo cargos de confabularse para importar cocaína a Estados Unidos y de lavado de dinero, según las autoridades estadounidenses.

Andrew Alturo Fahie, primer ministro de las Islas Vírgenes Británicas, y Oleanvine Maynard, director de la autoridad portuaria, fueron puestos bajo custodia por agentes de la DEA en el aeropuerto ejecutivo de Miami-Opa-locka.

Los funcionarios extranjeros fueron arrestados después reunirse con agentes encubiertos de la DEA que se hacían pasar por traficantes de cocaína para verificar un supuesto envío de $700,000 en efectivo en un avión que creían que tenía como destino las Islas Vírgenes Británicas, según informaron las autoridades al Miami Herald. Los agentes de la DEA se hicieron pasar por miembros del cartel mexicano de Sinaloa.

Ambos funcionarios, que se encontraban en Miami para asistir a una convención de cruceros, acudieron al aeropuerto el jueves por la mañana para ver el supuesto cargamento de dinero en efectivo después de que los agentes de la DEA les dijeran que el dinero era un pago por permitir que los futuros cargamentos de cocaína del cartel fueran transportados a través del territorio británico hacia Estados Unidos, según las autoridades.

El territorio británico, un archipiélago, tiene una población de solo 30,000 habitantes y es adyacente a las Islas Vírgenes de Estados Unidos.

Tanto Fahie como Maynard, que están detenidos en el Centro Federal de Detención, tienen prevista su primera comparecencia en el tribunal federal de Miami el viernes por la tarde.

Una tercera persona, Kadeem Maynard, hijo del director del puerto de las Islas Vírgenes Británicas, también fue detenida el jueves en relación con el caso encubierto de la DEA, pero no en Miami, según las autoridades.

Los tres fueron acusados de conspirar para importar más de cinco kilos de cocaína a Estados Unidos y de conspirar para cometer lavado de dinero. Se esperaba la presentación de una denuncia penal y una declaración jurada de la DEA en el tribunal federal de Miami el jueves por la tarde.

No estuvo claro de inmediato si alguno de los tres acusados había contratado a un abogado.

En respuesta a los arrestos del primer ministro y de los demás, el gobernador de las Islas Vírgenes Británicas, John Rankin, emitió un comunicado en el que afirmaba que el gobierno estadounidense informó a las autoridades del Reino Unido sobre el caso de tráfico de drogas en Miami.

“Como se trata de una investigación en curso, no tengo más información sobre el arresto ni puedo hacer más comentarios al respecto”, dijo Rankin, quien fue nombrado gobernador de las Islas Vírgenes Británicas por el Reino Unido.

La corresponsal del Miami Herald en el Caribe, Jacqueline Charles, contribuyó a este artículo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.