El primer ministro iraquí admite el uso de munición real contra manifestantes

Agencia EFE

Bagdad, 12 nov (EFE).- El primer ministro iraquí, Adel Abdelmahdi, admitió hoy que durante los primeros diez días de octubre las fuerzas de seguridad usaron munición real contra los manifestantes.

"Del 1 de octubre hasta el 10, se usó munición real, pero después y hasta hoy en día respondemos (a los manifestantes) con otras herramientas que no son munición real", dijo Abdelmahdi durante una reunión de su Gobierno en Bagdad que fue televisada.

Las protestas estallaron en Irak el pasado 1 de octubre con miles de jóvenes exigiendo en diferentes puntos del país, especialmente Bagdad, el fin de la corrupción y de un Gobierno que no ha sido capaz de resolver los problemas de suministro de servicios básicos y la falta de empleo.

Esas protestas han sido reprimidas duramente por las autoridades y la semana pasada la Oficina de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra señaló que al menos 269 personas han muerto y 8.000 resultaron heridas -incluidos agentes de seguridad y militares- entre el 1 de octubre y el 7 de noviembre.

Abdelmahdi señaló hoy que "la justicia tiene ahora todo el asunto" de los muertos en las protestas.

El jefe del Gobierno, que llegó a poner su cargo a disposición de los partidos con representación parlamentaria, insistió en el derecho de la manifestación pacífica, pero enfatizó que, según la ley, las protestas no deben exceder las cuatro horas al día.

Asimismo, aseguró que el Estado solo se enfrenta a aquellos que atacan a las fuerzas armadas.

Aunque es la primera vez que Abdelmahdi se refiere al fuego real, el Comité Ministerial Supremo encabezado por un ministro para investigar la muerte de civiles durante las manifestaciones indicó el 22 de octubre que "el uso excesivo de la fuerza y el fuego real, así como la ausencia del control del disparo por parte de los uniformados", causaron muerte entre los civiles, según un informe.

Por otra parte, el primer ministro afirmó que la producción de crudo en Irak no se ha reducido, pese a las protestas.

"La producción de petróleo no ha disminuido. Hemos pasado por muchas crisis desde el comienzo de las manifestaciones y hemos tratado con ellas con éxito", agregó Abdelmahdi.

Tanto en la primera semana de octubre como en las pasadas dos semanas, los manifestantes han arremetido contra la corrupción, el sectarismo y la falta de servicios públicos y oportunidades económicas en Irak, incluso en el sur rico en petróleo.

(c) Agencia EFE