El ministro de Infraestructuras admite que Lisboa podría tener que rechazar vuelos en 2023

Lisboa, 14 jun (EFE).- El ministro de Infraestructuras portugués, Pedro Nuno Santos, admitió hoy que Lisboa podría tener que rechazar de nuevo vuelos el próximo año, como ya ocurrió antes de la pandemia, y apeló a un consenso para construir un nuevo aeropuerto.

"Rechazar vuelos este año todavía no. El próximo probablemente alcanzaremos el mejor año de la historia, que fue antes de la pandemia, y podemos volver a tener problemas", dijo en declaraciones a periodistas al margen de un acto en Lisboa.

Santos reconoció además que el aeródromo de la capital lusa ya registra desde mayo problemas de circulación, fluidez y espera. "Y todavía no hemos llegado al verano propiamente dicho", recordó.

Las limitaciones del aeropuerto de Lisboa, con instalaciones colapsadas y dentro del área urbana -a solo 6 kilómetros del centro histórico de la ciudad- provocan retrasos y aglomeraciones en las temporadas de picos turísticos.

Desde hace años se debate la opción de construir nuevas instalaciones, con propuestas en diferentes localizaciones como Montijo o Alcochete, al otro lado del río Tajo, pero ningún proyecto termina de avanzar.

"Tenemos un problema que es estructural, con un aeropuerto que está agotado y que necesita una respuesta", insistió hoy el titular portugués de Infraestructuras, que pidió un "consenso amplio" para asegurar que cada vez que el Gobierno cambie de signo "no se retroceda".

En 2015, los socialistas y los conservadores del PSD, los dos mayores partidos de Portugal, acordaron que los grandes proyectos de infraestructuras deben tener un acuerdo de dos tercios del Parlamento.

Recientemente, el primer ministro portugués, António Costa, dijo que no se puede "perder más tiempo" con el aeropuerto y dejó en manos del PSD la decisión sobre la ubicación del nuevo.

"Por mí es sólo decidir. Y para mí ya sólo hay un criterio: aquello que la oposición entienda es lo que haremos, no podemos perder más tiempo en relación con el nuevo aeropuerto", dijo el primer ministro y líder socialista portugués.

El aeropuerto de Lisboa registró el pasado fin de semana colas de hasta cinco horas en los controles de pasaporte debido a picos de miles de pasajeros, que la gestora aeroportuaria ANA atribuyó a la "insuficiencia de recursos" del Servicio de Extranjeros y Fronteras (SEF).

El Gobierno luso presentó un plan de contingencia para reforzar en un 82 % los efectivos policiales -del SEF y cuerpos de seguridad- en los aeropuertos del país, pero la implementación es gradual y todavía no ha logrado evitar situaciones como las del pasado fin de semana.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.