Un ministro frances se libra provisionalmente de ser imputado por violación

Agencia EFE
·2  min de lectura

París, 13 mar (EFE).- El ministro francés del Interior, Gérarld Darmanin, no fue imputado por ningún cargo después del largo careo que mantuvo en un Tribunal de París ante una mujer que le acusó en 2017 de violación, supuestamente sucedida ocho años antes, informaron este sábado los medios franceses.

Según el canal "Franceinfo", los abogados de Darmanin aseguraron que el ministro sigue en calidad de testigo asistido, una figura legal en la que no se le imputa ningún delito y se presta declaración asistido por un abogado, pero que puede dar lugar a una futura imputación si se descubren nuevos indicios.

Darmanin, uno de los pesos pesados del Ejecutivo francés, ha defendido desde el principio su inocencia, al tiempo que presentó una denuncia contra la mujer por injurias y calumnias.

El ministro acudió el viernes al Tribunal acompañado de sus abogados, al igual que la denunciante, Sophie Patterson-Spatz, que sostiene que Darmanin la violó cuando trabajaba para el partido centro-derechista UMP, transformado ahora en Los Republicanos.

Es la primera vez que ambos se ven las caras desde que la justicia investiga el caso.

Según la versión de la denunciante, ella acudió a Darmanin para que intercediera en una condena pronunciada en 2004 en su contra y él, entonces un joven trabajador del partido en Tourcoing, al norte del país, que tenía 26 años, le prometió intervenir a cambio de favores sexuales.

El ministro del Interior reconoció en febrero de 2018 haber mantenido relaciones sexuales con la denunciante, pero aseguró que fueron consentidas, por iniciativa de la mujer y sin contrapartida de su parte.

Patterson-Spatz presentó una denuncia en 2017, poco después de que Darmanin entrara en el Gobierno de Emmanuel Macron como ministro de Hacienda.

Lo hizo, dijo entonces, al ver como la carrera del hombre que supuestamente la violó cobraba una nueva dimensión política.

Además de su testimonio, la denunciante adjuntó algunos mensajes telefónicos que intercambió entonces con Darmanin, a quien acusa de haberla acosado y haberse aprovechado de su situación de debilidad.

La acusación recobró notoriedad pública cuando en julio de 2020 Darmanin fue nombrado ministro del Interior, lo que provocó manifestaciones de asociaciones feministas en el país, que acusaban a Enmanuel Macron de despreciar la palabra de la víctima.

El presidente francés se aferró a la presunción de inocencia de su ministro.

(c) Agencia EFE