Ministro español bajo presiones por muerte de 23 migrantes

ESPAÑA-MIGRANTES-MUERTES (AP)
ESPAÑA-MIGRANTES-MUERTES (AP)

El ministro del Interior de España está bajo presiones crecientes para ser más transparente sobre como respondieron las fuerzas de seguridad a una arremetida en junio contra la cerca fronteriza con Marruecos que terminó en la muerte de al menos 23 migrantes en el enclave de Melilla, en el norte de África.

Parlamentarios españoles de todo el espectro político están demandando una investigación de la legislatura y algunos han pedido la renuncia del ministro Fernando Grande-Marlaska.

Las acciones de las autoridades españolas en Melilla el 24 de junio han regresado a la atención pública luego de un reportaje de BBC Africa Eye, un programa investigativo de la televisora pública británica, que dice que los cuerpos sin vida de los migrantes fueron arrastrados de Melilla, que es territorio español, a Marruecos.

Grande-Marlaska ha sido acusado además de ocultar evidencia, específicamente video, a los investigadores.

Nuevo video de la confrontación fronteriza que fue filtrado y publicado el martes en los medios españoles muestra a centenares de hombres arremetiendo contra un puesto fronterizo desde el lado marroquí. En un punto dentro del área encercada entre los dos países, la muchedumbre se aprieta tratando pasar a suelo español, causando una estampida.

Entre los migrantes había muchos refugiados de Sudán, de acuerdo con activistas de derechos humanos y entrevistas en la prensa española.

“Marlaska debe comparecer y dejar de negar la evidencia como lleva haciendo cuatro meses”, dijo Jon Iñarritu, un legislador izquierdista de la región vasca que visitó Melilla con un comité parlamentario y tuvo acceso a parte del video previamente retenido. “Ahora tenemos la certeza, las imágenes y las pruebas de que gran parte de los hechos ocurrieron en territorio español indiscutiblemente”.

Políticos opositores, incluyendo miembros de partidos conservadores, ultraderechistas y del separatismo catalán, han pedido la renuncia del ministro.

Grande-Marlanska ha negado las acusaciones, diciendo que ninguna de las muertes ocurrió en territorio español, sino en el lado marroquí y en una “tierra de nadie” entre los dos países.

Hablando ante los legisladores hace un mes, el ministro describió los intentos de los migrantes de ingresar a Melilla como “violentos” y dijo que la respuesta de España había sido “proporcional”.

El lunes, se atuvo a sus comentarios previos. “No hubo ningún muerto en territorio español”.

Isabel Rodríguez, portavoz del gobierno de izquierda, dijo que las autoridades están colaborando con la investigación de los fiscales españoles sobre lo sucedido en junio.

“Hemos dado explicaciones desde el primer momento”, indicó la funcionaria.